La Casa de la Cultura Conrado Espinoza tiene su origen a mediados del siglo pasado en un intenso entorno global. En la década de 1930 la hoy nación más poderosa del mundo, EE:UU: se derrumba debido a la llamada Gran Depresión provocada por el “Crac” del 29 que tiene alcance mundial.

Ver Tour Virtual 360

Conoce en realidad virtual la Casa de la Cultura Conrado Espinoza

Se provocan grandes tensiones sociales y políticas que dan lugar al surgimiento de dictaduras como las de Adolfo Hitler en Alemania y Francisco Franco en España.

Por esos días se inaugura el edificio más alto del mundo en Nueva York, el Empire State, y el famoso gángster Al Capone es finalmente puesto en manos de la justicia y sentenciado a 11 años de prisión de donde ya no saldría con vida. 

Casa de la Cultura Conrado Espinoza

En las salas de cine el mundo se estremecía de terror con Drácula, el Dr. Frankestein y King Kong.

Acá en la tranquilidad de una población que empieza a surgir entre chinames, viviendas de madera y casas de ladrillo de la colonia Americana, hay inquietud por la cultura y la enseñanza.

Conrado Espinoza

Un joven e inquieto maestro llegado de otras tierras, se da a la tarea de iniciar la construcción de un edificio en la ladera del Cerro de la Memoria. Para albergar la que sería la primera escuela secundaria del noroeste del país y norte del Estado de Sinaloa.

El era Conrado Espinoza, que auxiliado por otro jovencito y autodidacta profesor, Alejandro Avilés Inzunza, se darían a la extraordinaria labor de educar y formar a varias generaciones de hombres comprometidos con su entorno.

Casa de la Cultura Conrado Espinoza

Hoy día, esa vieja casona cuidada y conservada, alberga la “Casa de la Cultura Conrado Espinoza”, dejando atrás su mote de “Colegio del Cerro”.

Es uno de los rincones íconos de lo que fue la cañera ciudad y se aferra a los años y a la rocosa base del alguna vez llamado ”Memorial Hill”. Abrevan los amantes de la cultura y las artes en su planta baja convertida en museo y sala de usos múltiples.

Galerías de exposiciones y pinacoteca municipal en la segunda planta. En la tercera y última hermosas terrazas y salón donde se bebe buen café mientras se tiene acceso a la poesía, y los buenos libros. Desde ahí se aprecian los atardeceres más espectaculares de esta región.

Casa de la Cultura Conrado Espinoza

Galerías de exposiciones y pinacoteca municipal en la segunda planta. En la tercera y última hermosas terrazas y salón donde se bebe buen café mientras se tiene acceso a la poesía

Todo esto ocurre, mientras al caer la noche, un halo misterioso rodea la casona por cuyos pasillos –aseguran- se escuchan risas y voces infantiles y algunos rostros de los que ya se fueron asoman por los ventanales atisbando al nuevo Los Mochis que ellos no conocieron.

Texto: Melchor Angulo

Escritor y Periodista

Suscríbete a nuestro Newsletter

Galería de imágenes

Como se hizo el Tour Virtual

Museos como la Casa de la Cultura Conrado Espinoza, donde además de la arquitectura destacan sus jardines y su contenido, son una oportunidad para que la magia de la fotografía esférica nos permita apreciar la belleza de todo el entorno. 

En ésta ocasión la iluminación natural que entraba por las ventanas me ayudó a conseguir uniformidad en el balance de blancos.

Panorámicas Torcidas: Solución fácil en PTGui

Ver en Realidad Virtual

Ponte las gafas Cardboard y visita virtualmente la Casa de la Cultura Conrado Espinoza

Usa nuestras fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *