Burgos es una ciudad española situada en el norte de la Península Ibérica, capital de la provincia homónima integrada en la comunidad autónoma de Castilla y León. La provincia de Burgos, situada en el extremo nororiental de Castilla y León, es una de las nueve provincias que integran esta extensa Comunidad Autónoma. Un territorio que engloba paisajes naturales y humanos muy variados, pues a la diversidad objetiva del medio físico se añade una dilatada presencia humana en estas tierras, que se remonta a los tiempos más remotos de la Prehistoria. La fundación de Burgos Superada la mitad del siglo IX, los condes castellanos, se arriesgan a descender de las montañas norteñas, con el ánimo de ampliar sus dominios y suministrar a las gentes de estos parajes la cobertura administrativa necesaria para iniciar una vuelta a la historia con perspectivas de futuro. Superada la mitad del siglo IX, los condes castellanos, se arriesgan a descender de las montañas norteñas, con el ánimo de ampliar sus dominios y suministrar a las gentes de estos parajes la cobertura administrativa necesaria para iniciar una vuelta a la historia con perspectivas de futuro. En este lento y azaroso avance, las autoridades se dejan notar mediante la instalación de pequeñas guarniciones militares en lugares estratégicos, encargadas del control de las pequeñas comarcas que se iban abriendo al proceso repoblador. Van surgiendo así pequeñas villas castelleras, que se iban conformando sobre la marcha. Una de estas villas, reducidas originariamente a las instalaciones castrenses de un rudimentario castillo, dará origen a la ciudad de Burgos, cuyo nacimiento oficial se certifica en el año 884. El atractivo del castillo se dejará sentir rápidamente en la población circundante, que se asienta en su ladera más abrigada y soleada en pequeñas agrupaciones que irán dibujando poco apoco los primeros barrios de la incipiente ciudad: San Esteban, San Román, Nuestra Señora de Viejarrúa y San Martín. Mientras se sueldan estos barrios en la falda del cerro, en la cima se levanta airosa la iglesia de Nuestra Señora de la Blanca y se abren las primeras tiendas, que revelan una vocación mercantil en alguno de sus habitantes Mientras se sueldan estos barrios en la falda del cerro, en la cima se levanta airosa la iglesia de Nuestra Señora de la Blanca y se abren las primeras tiendas, que revelan una vocación mercantil en alguno de sus habitantes y anuncian un futuro esplendoroso en este campo, todavía en estado inicial de gestación. La iglesia catedral, levantada en el escalón más bajo de la pendiente del castillo, se convertirá en un atractivo reclamo para la urbanización de la vega que acerca la falda del cerro del castillo a la ribera del Arlanzón. A este conjunto heterogéneo de barrios y calles sólo le faltaba un detalle para alcanzar su plena personalidad urbanística medieval: la muralla, que se levanta en la segunda mitad del siglo XIII para acoger en el interior de su amplio trazado los símbolos más señeros de la pujante ciudad: el castillo, en la cima del cerro, refugio del poder militar; la catedral, a caballo entre la pendiente y el llano, sede de la autoridad religiosa; y los barrios de la vega, residencia de los “burgueses” que aportaban la sabia que animaba la vida política, económica y social de la ciudad. Fuera de los grandes muros que ceñían el núcleo de la urbe quedaron algunos barrios de vieja historia, como lo era el de San Pedro de la Fuente, en el oeste; en el extremo opuesto de la ciudad, la iglesia de San Juan, que ya comenzaba a ser conocida como parroquia de San Lesmes; y, como era habitual en todas las ciudades y grandes villas de Europa, los conventos de los mendicantes --franciscanos, dominicos, mercedarios, trinitarios o agustinos— y los monasterios femeninos de nueva planta, como el de Santa Clara, todos ellos radicados extramuros de la ciudad, a la que, no obstante, estaban unidos por un delicado cordón umbilical. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Pequeño Planeta Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
Toledo es una ciudad española, capital de la provincia homónima y de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Tiene 67 000 habitantes. Se asienta sobre un cerro y la rodea el río Tajo, dando la impresión que el río abraza a la Ciudad Imperial. Hasta el siglo XVI ―cuando la corte se trasladó a Madrid―, Toledo resume buena parte de la historia de la península ibérica. Está situada casi en el centro de la península ibérica, en la meseta castellana. El casco histórico de Toledo se levanta sobre un peñón, que es abrazado el río Tajo. Los primeros que estudiaron el nacimiento de la localidad, creyeron que fue fundada por Roma, mientras otros se inclinaban por la fundación griega de manos del mitólogico Hércules e incluso por un origen hebraico. Los primeros que estudiaron el nacimiento de la localidad, creyeron que fue fundada por Roma, mientras otros se inclinaban por la fundación griega de manos del mitólogico Hércules e incluso por un origen hebraico. Todas estas teorías están recogidas en el Tratado de las fundaciones de las ciudades y villas principales de España. Las fuentes arqueológicas ofrecen más claridad que las historiográficas. En un vado sobre el curso medio del río Tajo, en un lugar conocido como el Cerro del Bú, se formó una aldea. Su posición sería estratégica en su devenir histórico, convirtiéndose en una fortaleza carpetana al ser un lugar de paso obligado. Toledo representa un encadenamiento de realizaciones extraordinarias, desde las iglesias visigóticas hasta los conjuntos barrocos de principios del siglo XVIII. La influencia de Toledo fue considerable tanto en la época visigótica como en el Renacimiento. Aporta un testimonio excepcional sobre varias civilizaciones desaparecidas: romana, visigótica, la civilización del Emirato de Córdoba, la civilización judía y la de la Edad Media cristiana. Conserva una serie de obras maestras de los siglos XV y XVI, edad de oro española. Sus obras maestras son el resultado del paso de civilizaciones muy heterogéneas en un contexto donde la existencia de tres poderosas religiones, judaísmo, cristianismo e islamismo, constituía un factor esencial. La ciudad de Toledo es considerada por la UNESCO “Patrimonio de la Humanidad”. Este nombramiento no es gratuito, la ciudad es una auténtica joya monumental y un reclamo turístico de gran importancia en España y en Europa. La ciudad de Toledo es considerada por la UNESCO “Patrimonio de la Humanidad”. Es una de las ciudades más turísticas de España. Este nombramiento no es gratuito, la ciudad es una auténtica joya monumental y un reclamo turístico de gran importancia en España y en Europa. Ninguna ciudad española condensa tanta historia de España, ni reúne tantos monumentos de las más variadas culturas que por ella han pasado: la hispano-romana, la árabe, la judía y por último la cristiana. Actualmente, Toledo conserva la imagen de ciudad medieval, aunque no por ello se ha abandonado la modernización de la ciudad. Sus monumentos, museos, iglesias, ermitas y palacios, se apiñan dentro de sus antiguas murallas. Dos edificios destacan por su altura y dimensiones sobre la ciudad, son: la Catedral y el Alcázar. El conjunto histórico de Toledo está considerado el más amplio de España y sus monumentos más destacables los podemos clasificar en: bienes visigóticos como la muralla; romanos como el puente de Alcántara; árabes como la mezquita del Cristo de la Luz (siglo X), aún intacta, y la Puerta Vieja de Bisagra (siglo IX), hoy reconstruida; arquitectura mudéjar del siglo XIII como las iglesias del Cristo de la Vega, la de San Vicente o la de Santiago del Arrabal, conocida como la Catedral Mudéjar, la sinagoga de Santa María la Blanca (siglo XII), la sinagoga del Tránsito (siglo XIV); arquitectura gótica como la Catedral (siglos XIII-XVI) y de estilo barroco como la iglesia de San Juan de los Jesuitas. El primer monumento de la Ciudad Imperial es su Catedral, la llamada Dives toledana. Fue construida sobre el antiguo solar de la catedral visigoda y de la mezquita. Por sus dimensiones es uno de los mayores templos de la cristiandad. El campanario presidido por una gran campana, conocida como “la gorda”; la sacristía contiene cuadros de: El Greco, Goya, Tiziano, Rubens, Van Dyck y Rafael. El día del Corpus Christi se saca en procesión por las calles de la ciudad la custodia, es del siglo XVI, mide tres metros de alto y es totalmente de plata. El segundo gran edificio de la Ciudad Imperial es, como hemos dicho, el Alcázar. Probablemente los primeros que pusieron piedras fueron los romanos, posteriormente los musulmanes lo reforman para convertirlo en alcazaba, pero fue el emperador Carlos V, en 1535, quien lo remodela completamente. Gigapixel de Toledo Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
Anclado en pleno barrio judío de Toledo o Judería Mayor, emerge como un buque esbelto y elegante el monasterio de San Juan de los Reyes, que no quiere estar quieto sino que parece desear navegar a través del Tajo hacia las vegas menos abruptas que el lugar donde se encuentra, nada menos que en el Monte del Alcohol, en pleno Mercado del Cielo donde podían comprar y comerciar tanto judíos como árabes o cristianos. Fue mandado construir por los Reyes Católicos en 1476 en conmemoración del nacimiento de su hijo Juan y de la batalla de Toro, en la que las tropas que apoyaban a Isabel y Fernando, vencieron a las huestes del rey de Portugal Alfonso V de Avís Fue mandado construir por los Reyes Católicos en 1476 en conmemoración del nacimiento de su hijo Juan y de la batalla de Toro, en la que las tropas que apoyaban a Isabel y Fernando, vencieron a las huestes del rey de Portugal Alfonso V de Avís, que apoyaba a Juana «la beltraneja», con la que había casado en 1475 y a la que consideraba legítima heredera al trono de castilla tras fallecer su padre Enrique IV «el impotente», hermanastro de Isabel. Construido en gótico florido también llamado toledano o isabelino, lo que iba a ser una gran colegiata que sirviera de enterramiento a los Reyes Católicos, al final no fue ni una cosa ni la otra, nunca fue tal colegiata y tampoco fueron allí enterradas sus Majestades Católicas, ya que al conquistar Granada, (último reducto de los árabes en la Península Ibérica), Isabel y Fernando decidieron enterrarse allí, pues parece ser que en una de sus visitas a Toledo en plena construcción del «Panteón Real» ya el primer proyecto encargado a Mendo Jahenet, no fue del agrado de la reina Isabel y es célebre su frase «¡Qué nonadica me habéis hecho!», es decir, que le pareció pequeño a su «Católica Majestad», tras lo cual se encargó un nuevo proyecto y sería el arquitecto Juan Guas (que era el maestro de obras de la Catedral Primada), el responsable de llevar a cabo el nuevo trazado; trabajaron también Enrique Egas, Simón de Colonia y los hermanos Antón. El edificio representa un gran catafalco en el que los pináculos góticos se nos antojan como los candelabros que sujetan los velones. El edificio representa un gran catafalco en el que los pináculos góticos se nos antojan como los candelabros que sujetan los velones. Se dió comienzo a las obras en 1477 finalizándose tanto la iglesia como el claustro a principios del siglo XVI. La magnífica escalera que une las dos plantas del claustro la realizó Alonso de Covarrubias a mitad de ese siglo. Nicolás de Vergara «el Viejo» proyectó la gran portada de acceso a la iglesia en 1553 pero el encargado de acabarla fue Juan Bautista Monegro en los primeros años del siglo XVII. Está presente por todo el edificio el emblema de los Reyes Católicos, que consta de un águila (representando a San Juan Evangelista) sujetando el escudo en el que se distinguen los distintos reinos que formaban parte del poderío de Isabel y Fernando. También están presentes el yugo y las flechas y llama poderosamente la atención al visitante a este importante monasterio, los grilletes o cadenas de los presos cristianos liberados al conquistar el reino de Granada y que cuelgan de las paredes exteriores del templo. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
Más allá de su valor histórico y artístico concreto, la Iglesia Catedral tiene un valor y un significado teológico como referente para la vida pastoral de toda la diócesis, para los sacerdotes y para los fieles laicos. Además, las catedrales han sido lugar de forja de nuestra cultura occidental y europea; en ellas estuvo el embrión de las actuales universidades, anticiparon labores asistenciales y fueron talleres de arte. Hoy las catedrales son testigos de esa cultura y mensaje de transcendencia y de valores para las personas de hoy. La Santa Iglesia Catedral, Consagrada a la Virgen María en su Asunción a los cielos, comienza a construirse en el año 1227, bajo el mandato del Arzobispo D. Rodrigo Jiménez de Rada, sobre los cimientos de la Catedral visigoda del S. VI, que fue utilizada como mezquita. La Santa Iglesia Catedral, Consagrada a la Virgen María en su Asunción a los cielos, comienza a construirse en el año 1227, bajo el mandato del Arzobispo D. Rodrigo Jiménez de Rada, sobre los cimientos de la Catedral visigoda del S. VI, que fue utilizada como mezquita. La construcción es de estilo gótico con una clara influencia francesa. Mide 120 m de largo por 60 m de ancho. Está compuesta por 5 naves, sostenida por 88 columnas y 72 bóvedas. Las naves laterales se prolongan por detrás de la Capilla Mayor rodeando el presbiterio y creando una girola con un doble pasillo semicircular. Su primer arquitecto es el maestro Martín, de origen francés, a quien se deben las trazas de la planta y los comienzos de la obra en la cabecera del templo. Hasta el siglo XIV no se pudieron cerrar las naves laterales, y es en este mismo siglo cuando se construye, en época del Arzobispo D. Pedro Tenorio y en el costado norte, el claustro bajo con sus dependencias, siendo la más notable la Capilla de San Blas que le servirá de enterramiento. En el siglo XV, se levanta la capilla de San Pedro junto a la entrada del claustro, y posteriormente se construye, en la cabecera, la Capilla de Santiago, panteón familiar de la familia Luna. En el siglo XV, se levanta la capilla de San Pedro junto a la entrada del claustro, y posteriormente se construye, en la cabecera, la Capilla de Santiago, panteón familiar de la familia Luna. Al finalizar este siglo, en 1493, siendo Arzobispo don Pedro González de Mendoza, consejero del Isabel la Católica, se cierra la última bóveda dándose por concluida esta magna construcción. En el siglo XVI se construye el retablo, parte alta del coro y rejas. En la primera mitad del siglo, se cierran todas las vidrieras y se realizan diversas modificaciones de planta como son la sala capitular y capilla Mozárabe con Cisneros, y la capilla de los Reyes Nuevos con Fonseca. La Catedral es la Iglesia Madre de la diócesis por estar en ella la cátedra o sede del Obispo, lugar desde el que preside la Eucaristía y las demás celebraciones litúrgicas y ejerce su magisterio. Por tanto, la Catedral es como un signo visible de la iglesia particular, porción de la Iglesia de Jesucristo una, santa, católica y apostólica. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el  mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
Esta plaza representa como pocas la riqueza patrimonial del importante legado multicultural que esta ciudad ha ido heredando a lo largo del tiempo. Siendo protagonista de los momentos más cruciales de las diferentes épocas, así como también de los más crueles y aberrantes unidos a creencias religiosas, como son los actos de la Inquisición. La plaza de Zocodover es una antigua plaza que se ubica en la ciudad de Toledo, en la Comunidad Autónoma de Casilla y León, en España. La plaza de Zocodover es una antigua plaza que se ubica en la ciudad de Toledo, en la Comunidad Autónoma de Casilla y León, en España. La plaza se sitúa en el casco antiguo de la ciudad, siendo su origen muy antiguo t su propio nombre da muestras de ello, ya que deriva del árabe y viene a significar “mercado de las bestias”. Posteriormente fue el rey de Castilla Enrique IV quien concedió a Toledo y a esta plaza, en el siglo XV, un mercado que se celebraba cada martes y que hasta hace pocos años se realizaba en ella, cuando fue traslado al parque de la Vega donde tiene lugar hoy. En el siglo XVI la plaza sufrió un pavoroso incendio y quedó prácticamente destruida, por lo que se tuvieron que poner en marcha importantes trabajos de restauración, creando con ello una nueva plaza. A partir de este desgraciado suceso de 1589, el Ayuntamiento solicitaría el apoyo Real para reconstruir todo lo dañado. Felipe II respondió con la propuesta de dos planes de remodelación trazados por Juan de Herrera, para que Juan Bautista Monegro, maestro mayor de las obras Reales en la ciudad, estudiara el más conveniente para la misma. A lo largo de los siglos se llevaron a cabo más reformas, siendo la más importante la realizada en el siglo XIX por Santiago Martín Ruiz, transformándola en la plaza porticada que vemos hoy en día. A lo largo de los siglos se llevaron a cabo más reformas, siendo la más importante la realizada en el siglo XIX por Santiago Martín Ruiz, transformándola en la plaza porticada que vemos hoy en día. También hacia 1814 se retiraba de Zocodover el jaulón de madera conocido como el “clavicote”, en el que se exponían los cadáveres de los ajusticiados públicamente, para después proceder a su entierro bajo los auspicios de la cofradía de la Santa Caridad, pues hasta el año 1830 se realizaron en la plaza ejecuciones de los reos sentenciados a muerte. Años más tarde, entre 1839 y 1840, la plaza cambió de fisonomía a partir del proyecto del arquitecto Blas Crespo, que dejó un espacio central exclusivo para los transeúntes. La plaza de Zocodover ha sido desde siempre una de las plazas más populares y concurridas de Toledo. Dispone de una forma cuadricular y se encuentra rodeada de edificios, algunos de los cuales se encuentran porticados con columnas. Su carácter peatonal la convierte en un centro de reuniones muy concurrido tanto por sus ciudadanos como por los turistas que acuden a la ciudad, que se incrementado todavía más por la multitud de cafeterías, tiendas de souvenirs y la por cantidad de festejos que se celebran en ella. Esta popularidad la conserva desde muy antiguo, ya que su fama estaba asociada al comercio y a la celebración de actos públicos relacionados con la religión y en concreto con la Inquisición, pues en ella se realizaban los denominados “autos de fe”, las declaraciones procesales de los inculpados con las correspondientes confesiones y arrepentimientos por parte de estos, y si daba lugar, a su posterior ejecución. Por algo a su gran arco de entrada se le llamó históricamente el “arco de la sangre”. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Pequeño Planeta Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
Se trata de un templo egipcio del siglo II a. d. C. instalado en el Parque del Cuartel de la Montaña, cerca de la Plaza de España. El templo fue donado a España por el gobierno egipcio para evitar que quedara inundado tras la construcción de la gran presa de Asuán. La construcción del templo la inició a comienzos del siglo II a. C. el rey de Meroe Adijalamani, quien dedicó una capilla a los dioses Amón e Isis. La construcción del templo la inició a comienzos del siglo II a. C. el rey de Meroe Adijalamani, quien dedicó una capilla a los dioses Amón e Isis. La capilla está decorada con relieves. Posteriores reyes de la dinastía ptolemaica construyeron nuevas estancias alrededor del núcleo original. Tras la anexión de Egipto al Imperio Romano, los emperadores Augusto, Tiberio y, tal vez, Adriano, culminaron la construcción y decoración del edificio. En el siglo VI, tras la conversión de Nubia al cristianismo, el templo fue cerrado y abandonado. Ya en el siglo XX debido a la construcción de la presa , el gobierno egipcio lo regaló a la ciudad de Madrid. Ya en el siglo XX debido a la construcción de la presa , el gobierno egipcio lo regaló a la ciudad de Madrid y fue transportado, reconstruido piedra a piedra y abierto al público en su actual ubicación en 1972. La reconstrucción que se hizo en Madrid mantuvo la orientación de su lugar de origen, es decir, de este a oeste. Para comprender el significado de la ubicación del edificio, sus motivos decorativos y conocer su historia, se exponen maquetas, vídeos y proyecciones audiovisuales sobre las paredes. Por obras relacionadas con el sistema de climatización, la visita al interior del monumento está cerrada hasta nuevo aviso. Si solo se desea pasear por las plataformas, el acceso es libre durante el horario de apertura del templo. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Pequeño Planeta Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
La iglesia de San Jerónimo el Real, es conocida por los madrileños, como Los Jerónimos. Se encuentra a espaldas del Museo del Prado y es una de las iglesias con más historia de la capital. Se encuentra en un barrio donde antaño se encontraban, la huerta de San Juan, el palacio del Buen Retiro con sus jardines, la huerta de los Jerónimos, los airosos pinos y los olmos añosos. Un barrio donde al paseante, viendo sus monumentos y palacios, le vendrán a la memoria gloriosos tiempos de la villa. Allá por 1460, fue fundado el monasterio de los Jerónimos, que gozó del favor y fervor real. Fue Enrique IV, quién mandó edificar la fundación religiosa, junto al Manzanares y camino del Pardo. Allá por 1460, fue fundado el monasterio de los Jerónimos, que gozó del favor y fervor real. Fue Enrique IV, quién mandó edificar la fundación religiosa, junto al Manzanares y camino del Pardo. En 1465 el rey comunica que el monasterio cambie de nombre y se llame San Jerónimo el Real de Madrid. En 1501, por mandato de los Reyes Católicos y con licencia del Papa, se acuerda el traslado del monasterio a otro lugar, dejando una capilla para recuerdo. Pronto quedó acabada la nueva obra en el lugar en el que ha llegado hasta nosotros, el Prado viejo. A partir de ese momento, se conocería el Prado, como de San Jerónimo. El templo se construyó con los mismos materiales del antiguo, del que fueron llevando los frailes piedra a piedra desde el Manzanares, hasta su nuevo emplazamiento. No se sabe a ciencia cierta, pero muchos atribuyen las obras del edificio al arquitecto Enrique Egeas. El monasterio contaba con dos claustros. Uno que databa de 1460, año de su primera construcción y del que no queda nada, y otro más reciente, renacentista, del que se conserva parte de sus ruinas, dentro del Cubo de Moneo, lugar donde se encontraba el claustro. El monasterio contaba con dos claustros. Uno que databa de 1460, año de su primera construcción y del que no queda nada, y otro más reciente, renacentista, del que se conserva parte de sus ruinas, dentro del Cubo de Moneo, lugar donde se encontraba el claustro. Este monasterio siempre gozó de la protección de los reyes, que incluso tenían habitaciones construidas al lado del convento. Se llamaba el Cuarto Viejo o Cuarto Real, y más tarde sería ampliado con una casa de aves extrañas que llamaron El Gallinero, unos jardines, un estanque y más jardines y fuentes, se fue convirtiendo en el palacio del Buen Retiro. El monasterio también fue ocupado por las tropas de Napoleón Bonaparte, el que sirvió como parque de Artillería. El templo fue restaurado por los frailes, pero los claustros no corrieron la misma suerte, y de los dos existentes, solo permaneció uno que sufrió un grandísimo deterioro. Francisco de Asís, ordena a Narciso Pascual y colomer, la restauración de la iglesia. En el exterior hay que destacar el gran buque de ladrillo, que forma la iglesia. En los laterales podemos observar los arbotantes y contrafuertes rematados con pináculos decorados con florones. La capilla mayor está ocupada por un gran retablo realizado en el siglo XIX por José Mendes, mandado hacer por Francisco de Asís Borbón. En el hastial nos encontramos con un gigantesco cuadro del siglo XIX, con la Última Comunión de San Jerónimo, pintado por Rafaél Tejeo, destinado para servir como altar mayor. En el hastial nos encontramos con un gigantesco cuadro del siglo XIX, con la Última Comunión de San Jerónimo, pintado por Rafaél Tejeo, destinado para servir como altar mayor. Posiblemente, sea el mayor lienzo de todos los templos en toda la comunidad de Madrid, "la última comunión de San Jerónimo", tiene nueve metros por cuatro. La primera capilla del lado de la epístola a los pies de la iglesia, es la del Duque de la Torre. Actualmente es la capilla de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias, aunque esta Cofradía es conocida popularmente como "Los Gitanos". Esta cofradía es filial de la que existe en Sevilla con los mismos titulares y que fue fundada en 1753. La madrileña fue creada en 1995, aunque se constituyó como tal al año siguiente, siempre con el deseo de encuadrar en ella el colectivo gitano. En un principio se pensó su ubicación en la iglesia de San Martín, encontrando luego sede en el templo de los Jerónimos. Las esculturas que venera son copias de las existentes en Sevilla, realizadas por Ángel Rengel en 1998, actualmente sólo procesiona la imagen de Jesús de la Salud. Entre ambos titulares se encuentra la efigie del Niño Jesús con el hábito de la cofradía. En la actualidad, por encontrarse en obras el templo, esta cofradía ha sido trasladada eventualmente a la iglesia del Carmen y San Luis Obispo, donde han sido llevadas las imágenes a un capilla de la iglesia. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Pequeño Planeta Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
La puerta del Sol es uno de los puntos de encuentro más importantes de Madrid, para madrileños y para visitantes. Ninguna otra plaza en la ciudad lleva el apelativo de “puerta” en vez del de “plaza”. Su nombre se debe a una fortaleza que se erigió en la confluencia entre las calles Montera y Carretas durante la guerra de las Comunidades (1520), cuya puerta principal tenía dibujado un sol, quizá por su orientación hacia levante. Su nombre se debe a una fortaleza que se erigió en la confluencia entre las calles Montera y Carretas durante la guerra de las Comunidades (1520), cuya puerta principal tenía dibujado un sol, quizá por su orientación hacia levante. La fortaleza fue derribada en 1570 para ensanchar la salida de la ciudad. Pero el nombre popular permaneció hasta nuestros días. En la actualidad es, mucho más que una plaza, una referencia en la ciudad. Y tiene muchas cosas que ver sin salir de sus contornos. El edificio más imponente y a la vez el más antiguo de la puerta del Sol es la Real Casa de Correos. Se construyó en el siglo XVIII para este uso y posteriormente tuvo otros, como ministerio y cárcel. En la actualidad alberga la presidencia del gobierno de la Comunidad de Madrid. Sobre el tejado se construyó, ya en el XIX, una torre en cuyo interior se colocó un famoso reloj. Se trata del reloj obsequio del relojero Losada, que hoy sirve para cumplir el ritual de las doce campanadas en fin de año. Uno de los motivos por los que más se conoce la puerta del Sol es porque de esta plaza nace la red de carreteras radiales del estado. Para identificar con exactitud este punto existe una Placa del Kilómetro Cero en la acera junto a la Casa de Correos. Uno de los motivos por los que más se conoce la puerta del Sol es porque de esta plaza nace la red de carreteras radiales del estado. Para identificar con exactitud este punto existe una Placa del Kilómetro Cero en la acera junto a la Casa de Correos. Si te acercas, puedes ver el mapa de España con sus carreteras radiales como hilos de oro. También ves su Km.0, el lema ‘Origen de las carreteras radiales’, el escudo antiguo de Madrid y el emblema de los Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, con un puente, un canal en sección y un ancla bordeado por dos ramas enlazadas. La estatua de El Oso y el Madroño, que representa el escudo de la ciudad, es relativamente reciente, de 1967. Está construida en piedra y bronce con una altura de cuatro metros y un peso de veinte toneladas. Ha tenido hasta ahora dos diferentes ubicaciones, y seguramente la actual no será la última. Pero siempre dentro de Puerta del Sol. La inclusión de un oso erguido sobre un madroño en el escudo data del siglo XIII y simboliza un acuerdo para repartir los pastos y los árboles de los campos madrileños. En el centro de la plaza, mirando hacia la Casa de Correos, se ubica la estatua ecuestre de Carlos III. De este rey se dice que fue el mejor alcalde de Madrid debido a sus reiterados esfuerzos por modernizar la capital. La estatua se realizó en 1994 partiendo de un original que el propio Carlos III encargó para homenajear a su padre y que no llegó a materializarse. El actual emplazamiento de este monumento es consecuencia de la votación popular que tuvo lugar en la misma puerta del Sol en 1995. La estatua de la Mariblanca se llama así por la blancura original de su piedra. Es una réplica de la que en 1625 fue traída a España desde Italia y que en los cuatro siglos posteriores ha conocido distintas ubicaciones dentro de la capital, la última de las cuales es la Casa de la Villa. En la actualidad ocupa un espacio en la parte oeste de la plaza, donde ésta se abre a la calle Arenal. La Mariblanca es una diosa Venus con atuendo clásico que apoya la mano izquierda sobre la cabeza de un amorcillo. Existen en la plaza dos fuentes de planta circular de unos diez metros de diámetro. Rodeadas de un sencillo murete, encima se ha situado un breve enrejado que lo inhabilita como asiento. Existen en la plaza dos fuentes de planta circular de unos diez metros de diámetro. Rodeadas de un sencillo murete, encima se ha situado un breve enrejado que lo inhabilita como asiento. El interior del murete suele estar adornado de pequeñas flores. Estas fuentes carecen de una significación especial pero sirven para dar una nota de naturaleza y de frescor en medio del tono de piedra y cemento que impera en la plaza. En los últimos años ha surgido un nuevo elemento arquitectónico urbano. Se trata del acceso al intercambiador de transportes (Cercanías y Metro), elaborado en cristal sobre una estructura metálica. Podemos decir que aporta un toque de modernidad al entorno. Muy popular es el anuncio luminoso de Tío Pepe (“Sol de Andalucía embotellado”), que tiene su historia. En 1935 se situó sobre el tejado del Grand Hotel de París, que ocupaba entonces el espacio histórico de la iglesia del Buen Suceso (demolida a mediados del siglo XIX). Aquel primer anuncio no utilizó el logotipo de Tío Pepe sino una copa apoyada en la G de González Byass. Hasta que años después se cambió al diseño actual. Desde 1975 se ha planteado la posibilidad de suprimir todos los anuncios de la plaza. Pero el de Tío Pepe siempre ha sobrevivido por considerarse parte del paisaje de la puerta de Sol. En 2006 cerró el hotel París y, con motivo de las obras de restauración de la finca, se descolgó la publicidad temporalmente. Y en 2014 cambió de ubicación al edificio que se encuentra frente a la Real Casa de Correos. La nueva Tienda Apple, inaugurada en 2014, ocupa las dos primeras plantas del edificio restaurado donde antiguamente se erigió la iglesia del Buen Suceso y, posteriormente, el hotel París. En cuanto al comercio tradicional, podemos nombrar la pastelería La Mallorquina, fundada en 1894. Es también salón de té y suele estar abarrotado desde por la mañana hasta que cierra. Muy recomendables sus napolitanas de chocolate y otros manjares. Diez calles confluyen en la puerta del Sol. Todas ellas, cada una en su medida, son dignas de admiración y bien merecen un paseo. Todas cuentan con algunas gotas de la esencia de Madrid y desembocar en otros diez (por lo menos) lugares de interés. Éstas son las diez calles, ordenadas desde el norte en el sentido de las agujas del reloj: Preciados, Carmen, Montera, Alcalá, Carrera de San Jerónimo, Espoz y Mina, Carretas, Correo, Mayor y Arenal. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
Situada en el centro de la Plaza de la Independencia, la Puerta de Alcalá es una de las cinco antiguas puertas reales que daban acceso a la ciudad, construida por mandato de Carlos III para sustituir otra anterior que databa del siglo XVI. Esta puerta monumental, inaugurada en 1778, se encuentra al lado del Parque del Retiro y en ella confluyen calles tan destacadas como Alcalá, Alfonso XII o Serrano, y constituye uno de los iconos turísticos de Madrid. Diseñada por Francesco Sabatini, se trata de un arco de triunfo de granito de estilo neoclásico, el primero construido en Europa tras la caída del Imperio romano, precursor de otros conocidos como el Arco de Triunfo de París o la Puerta de Brandeburgo de Berlín. Diseñada por Francesco Sabatini, se trata de un arco de triunfo de granito de estilo neoclásico, el primero construido en Europa tras la caída del Imperio romano, precursor de otros conocidos como el Arco de Triunfo de París o la Puerta de Brandeburgo de Berlín. A diferencia de la Puerta de Toledo o la de San Vicente, cuenta con cinco vanos en lugar de los tres habituales. Las dos fachadas de las que está compuesta muestran decoraciones diferentes, resultando más sencilla la cara interior (inicialmente la que daba a la ciudad, en la que figuran las cuatro virtudes: Prudencia, Justicia, Templanza y Fortaleza) que la exterior, presidida por el escudo real y con mayor riqueza decorativa, que era la que veían aquellos que entraban a Madrid. Recibe su nombre por estar situada junto al camino que conducía a Alcalá de Henares. Ha sido restaurada en cinco ocasiones respetando siempre el origen de los materiales y manteniendo intactos los impactos de proyectiles. 1ª Restauración en 1869, donde se diseña un entorno en forma de plaza. 2ª Restauración en 1904, se realiza un lavado y limpieza así como la restauración de algunas figuras de la cornisa. 3ª Restauración en 1959, restauración de algunas figuras de los frontones. 4ª Restauración en 1979, en la celebración del 2º centenario de la Plaza de la Independencia. 5ª Restauración en 1992, renovación de la cubierta de plomo en mal estado. La Puerta de Alcalá, ha sido espacio de propaganda y ha vivido numerosos acontecimientos de celebración y otros no tanto La Puerta de Alcalá, ha sido espacio de propaganda y ha vivido numerosos acontecimientos de celebración y otros no tanto como: En 1823 recibió impactos de varios proyectiles durante los Cien Mil Hijos de San Luis (se pueden contemplar aún en su fachada). En 1931 debido al aumento del tráfico, sufre la degradación de sus piedras por la elevación de gases. En 1976 se instala un belén bajo el arco central. Es declarado Monumento Histórico-Artístico. En 1986 los cantantes Víctor Manuel y Ana Belén graban la canción “La Puerta de Alcalá. En 1992 para la renovación de la cubierta de plomo, es tapada por una lona con dibujos del humorista gráfico Antonio Mingote con escenografía de diversas escenas madrileñas. En 2001 se cubrió con 45.000 ejemplares por un proyecto de la UNESCO de donación de libros para Centroamérica. En 2004, por la boda del príncipe Felipe, tuvo una iluminación especial realizada por el interiorista Pascua Ortega. En 2006, durante La Noche en Blanco, es utilizada como fondo para la proyección en la que cientos de personas se deslizaban sobre la fachada (por el artista Daniel Canogar). Además se sustituyó el paso subterráneo de peatones por un paso en superficie. En 2010 se celebraron conciertos de la Europe Music Awards, por la MTV. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
Esta plaza porticada es el corazón del Madrid de los Austrias, el casco viejo de la ciudad y el punto de partida ideal para una visita a uno de los barrios con más encanto. Antes de que Madrid fuese una capital de grandes avenidas y bulevares, su mapa lo conformaban pequeñas calles y pasadizos, que hoy nos trasladan a tiempos de espadachines y pícaros. La Plaza Mayor empezó a cimentarse sobre el solar de la antigua Plaza del Arrabal, donde se encontraba el mercado más popular de la villa a finales del siglo XV, cuando se trasladó la corte de Felipe II a Madrid. La Plaza Mayor empezó a cimentarse sobre el solar de la antigua Plaza del Arrabal, donde se encontraba el mercado más popular de la villa a finales del siglo XV, cuando se trasladó la corte de Felipe II a Madrid. En 1617 se encarga al arquitecto Juan Gómez de Mora establecer uniformidad a los edificios de este lugar, que durante siglos ha acogido festejos populares, corridas de toros, beatificaciones, coronaciones y también algún auto de fe. La Casa de la Panadería fue construida por Diego Sillero alrededor de 1590, pero de este edificio sólo se conserva el sótano y la planta baja. No obstante es el modelo que copian el resto de edificios de la plaza. Entre las numerosas funciones que ha tenido destacan el de Tahona Principal de la Villa, que fijaba el precio del pan para que los más necesitados pudieran adquirirlo, aposentos reales, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y Academia de la Historia. En la actualidad es la sede del Centro de Turismo de Madrid. La decoración que podemos contemplar en la fachada no ha sido igual a lo largo de los años, debido a las reformas y rehabilitaciones. Las pinturas murales que cubren hoy el edificio son obra de Carlos Franco, en la que se distinguen figuras mitológicas relacionadas con la historia de Madrid como la diosa Cibeles. Los incendios, sin embargo, han cambiado la fisionomía de la plaza en varias ocasiones. El más devastador fue el de 1790, que permitió la reconstrucción llevada a cabo por el arquitecto Juan de Villanueva, quien redujo en dos alturas las fachadas, cerró la plaza en sus esquinas y levantó nueve arcos de acceso. El Arco de Cuchilleros Los incendios, sin embargo, han cambiado la fisionomía de la plaza en varias ocasiones. El más devastador fue el de 1790, que permitió la reconstrucción llevada a cabo por el arquitecto Juan de Villanueva, quien redujo en dos alturas las fachadas, cerró la plaza en sus esquinas y levantó nueve arcos de acceso. Dada su monumentalidad, el más conocido de todos es el de Cuchilleros, cuya escalinata salva un acusado desnivel. Los pintorescos edificios de esta calle llaman la atención por su elevada altura e inclinación de las fachadas, a modo de contrafuertes. Su nombre se debe a que aquí se ubicaban los talleres de cuchilleros que proveían de instrumental a los carniceros de la Plaza Mayor, donde se encuentra la Casa de la Carnicería, que fue el depósito general de carnes. La estatua de Felipe III Esta escultura ecuestre es una de las obras de arte de mayor valor ubicada en las calles de Madrid. Diseñada por Giambologna y terminada por Pietro Tacca en 1616, durante siglos custodió el acceso a la Casa de Campo, pero la reina Isabel II se la prestó en 1848 a la ciudad, que decidió colocarla en la Plaza Mayor. Sólo durante las dos repúblicas la escultura ha vuelto a emigrar de esta plaza, tal vez la más emblemática de Madrid. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
Pocos lugares gozan de tantos amantes, sin ser acusados de promiscuos, como el Jardín del Buen Retiro. Desde hace casi quinientos años tiene enamorados de todos los sexos, edades y géneros. Hay fauna humana –jubilados, artistas, millonarios, jóvenes revolucionarios, chicos conservadores, inmigrantes, mendigos– que adora este lugar de la capital, reventón de vitalidad e historia. También hay fauna animal que va desde los magníficos pavos reales de los jardines de Cecilio Rodríguez, a las tortugas o la pareja de cisnes negros del estanque del Palacio de Cristal, pasando por las ardillas, las cotorras verdes –e invasoras– que quieren ayudar en la extinción de los gorriones y las golondrinas. También hay fauna animal que va desde los magníficos pavos reales de los jardines de Cecilio Rodríguez, a las tortugas o la pareja de cisnes negros del estanque del Palacio de Cristal, pasando por las ardillas, las cotorras verdes –e invasoras– que quieren ayudar en la extinción de los gorriones y las golondrinas. Las cotorras compiten con las palomas, que gozan de buena salud. Otro asunto son los gatos y los perros. Estos dos grupos de animales domésticos son tan felices entre los setos de aligustre, las praderas, los rincones donde las viejas damas vagabundas les dejan comida a los mininos, que se disputan el cariño por el parque de Madrid con los ilustres que hicieron historia. Los perros gozan de un espacio propio –que podría estar más cuidado– y corretean con sus amos o paseadores, sueltos después de las 8 de la tarde o antes de las 10 de la mañana. Entre la fauna humana literaria, al Jardín de Madrid lo amaron Pérez Galdós, Pío Baroja y Campoamor –que tienen sus correspondientes estatuas. Muchos de ellos utilizaron el Real Coliseo del Buen Retiro –el teatro– para sus obras en verano. Hoy, sobre aquel teatro se levantan el Palacio de Correos y el Ministerio de Marina. Un sinfín de bandas que actúan en el Templete en los meses de calor, además de otro sinfín de escritores que lo han incluido en sus obras de finales del XX e inicios del XXI. Luego están los artistas de diario, quienes ponen el latido del parque a las pulsaciones necesarias para hacernos felices. No hay cristiano ni pagano que resista la admiración por la "única estatua al demonio en el mundo", obra de Ricardo Belver. Se levanta donde estuvo la ermita de San Antonio –El Retiro tuvo 11 ermitas– hasta donde llegaba la Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro. Aunque huimos de los lugares que ustedes tienen ya en las guías turísticas ¿cómo no mencionar a Lucifer? Tiene enamorados de diario, locos de los patines o skaters, que le bailan cada día con sus tableteos y rodadas en su aquelarre particular, mientras El Ángel Caído no mueve ni un músculo, aterrado ante la visión del cielo. Solo le consuelan los turistas de todos los continentes que llegan al parque, soñando con hacerse la foto con el mismo demonio. Además de los amantes casquivanos, de ida y vuelta, los hay muy fieles. Javier de la Puente. Ama tanto el lugar que le duele El Retiro. Javier es ingeniero de Montes, se acaba de jubilar y ha nacido, crecido y madurado enfrente del parque. Por eso acaba de fundar la Asociación de los Amigos de los Jardines del Retiro, en un intento de reactivar y mejorar las zonas más deterioradas del jardín que tanto le ha dado. Por ejemplo, Javier de la Puente. Ama tanto el lugar que le duele El Retiro. Javier es ingeniero de Montes, se acaba de jubilar y ha nacido, crecido y madurado enfrente del parque. Por eso acaba de fundar la Asociación de los Amigos de los Jardines del Retiro, en un intento de reactivar y mejorar las zonas más deterioradas del jardín que tanto le ha dado. Pasear por El Retiro con él es descubrir historias y leyendas, al tiempo que reparar en los mimos y necesidades que necesita la joya de la capital. "Estamos en la Puerta del Niño Jesús. El Castillete lo construyó Fernando VII para sus hijos. Luego quedó abandonado, hasta que se convirtió en la primera escuela de telegrafía óptica. Desde la torre se enviaban señales a la estación del Cerro de los Ángeles". En realidad, Fernando VII, tras regresar de su comodísimo exilio en la Francia napoleónica, lo que hizo fue montar un parque de atracciones para los niños de la Familia Real en El Retiro. Hoy, El Castillete es un lugar extraño, con las ventanas tapiadas con ladrillos. Llegados al antiguo 'Florida', Lapuente se siente muy cerca de su infancia. Por fuera del muro y la verja, ya en la acera de la calle Menéndez Pelayo, se pueden ver muescas en el granito de "disparos de mortero según algunos historiadores, de fusilamientos contra las tapias en los tiempos duros, como la Guerra de la Independencia o, quizá, la Guerra Civil", comenta De la Puente. Pero durante la guerra, El Retiro tuvo jardineros siempre. Ni con uno ni con otro bando sufrió muchos daños. Hombre, recuerdo el Paseo de Coches lleno de automóviles rotos durante la guerra. No me pregunten por qué, pero todos los cacharros de cuatro ruedas que se rompían se traían al Paseo de Coches y ahí se dejaban, como chatarra. De estos episodios de la historia más reciente de España aún se acuerdan algunos de los jubilados que cada día acuden a La Cabaña, ese lugar que existe a las espaldas del Palacio de Cristal, cerca del Ángel Caído, y que desde hace décadas ocupan la "Asociación de los Amigos del Retiro" y donde se juega "al ajedrez, al chito o a los bolos leoneses", explica Julio Cabrera, su actual presidente. Somos alrededor de 150 socios y a poco que hagamos, esto se levanta. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
El Palacio Real de Madrid es la residencia oficial del rey de España; no obstante, los actuales reyes no habitan en él, sino en el Palacio de la Zarzuela, por lo que es utilizado para ceremonias de Estado y actos solemnes. Con una extensión de 135 000 m² y 3418 habitaciones (en superficie, casi el doble que el Palacio de Buckingham o el Palacio de Versalles), es el palacio real más grande de Europa Occidental, y uno de los más grandes del mundo. Alberga un valioso patrimonio histórico-artístico, destacando el conjunto de instrumentos musicales conocido como los Stradivarius Palatinos, y colecciones muy relevantes de otras disciplinas como pintura, escultura y tapicería. Las salas de Estado y las colecciones artísticas están abiertas a las visitas siempre que no haya actos oficiales. Es conocido también como Palacio de Oriente, a pesar de estar situado en la parte más occidental de Madrid, debido a su ubicación en la plaza de Oriente, llamada así al estar situada al este del palacio. Es conocido también como Palacio de Oriente, a pesar de estar situado en la parte más occidental de Madrid, debido a su ubicación en la plaza de Oriente, llamada así al estar situada al este del palacio. El palacio fue construido por orden del rey Felipe V, sobre el solar dejado por el Real Alcázar, destruido casi del todo por un incendio en 1734. Tanto los cimentos del antiguo alcázar como alguna de sus estructuras fueron utilizadas para la construcción del nuevo palacio. El episodio del incendio sirvió para justificar la sustitución del viejo edificio por un palacio acorde al gusto de la época. Su construcción comenzó en 1738, según trazas del arquitecto Filippo Juvara, quien proponía un palacio mayor pero en una ubicación diferente. Al morir Juvara, se encomendó el proyecto a su discípulo Juan Bautista Sachetti, a quien se exigió adaptar los planos de Juvara al solar del antiguo Alcázar. Otros distinguidos arquitectos españoles como Ventura Rodríguez participaron y se formaron en la cantera del nuevo palacio, a él se debe la configuración de la Real Capilla. Francesco Sabatini se encargó de la conclusión del edificio, así como de obras secundarias de reforma, ampliación y decoración. Carlos III fue el primer monarca que habitó de forma continua el palacio. El último monarca que vivió en palacio fue Alfonso XIII, aunque Manuel Azaña, presidente de la Segunda República, también habitó en el mismo, ocupando las habitaciones que anteriormente había ocupado la reina María Cristina y siendo, por tanto, el último jefe de Estado que lo hizo. Durante ese periodo fue conocido como Palacio Nacional. Todavía hay una sala, al lado de la Real Capilla, que se conoce por el nombre de «despacho de Azaña». El interior del palacio destaca por su riqueza artística, tanto en lo que se refiere al uso de toda clase de materiales nobles en su construcción como a la decoración de sus salones con obras de arte de todo tipo, como pinturas de artistas de la importancia de Caravaggio, Velázquez, Francisco de Goya y frescos de Corrado Giaquinto, Giovanni Battista Tiepolo o Anton Raphael Mengs. El interior del palacio destaca por su riqueza artística, tanto en lo que se refiere al uso de toda clase de materiales nobles en su construcción como a la decoración de sus salones con obras de arte de todo tipo, como pinturas de artistas de la importancia de Caravaggio, Velázquez, Francisco de Goya y frescos de Corrado Giaquinto, Giovanni Battista Tiepolo o Anton Raphael Mengs. Otras colecciones destacables que se conservan en el edificio son las de la Armería Real, porcelana, relojería, mobiliario y platería. Actualmente Patrimonio Nacional, organismo autónomo dependiente del Ministerio de la Presidencia, gestiona los bienes de titularidad pública puestos al servicio de la Corona, entre ellos el Palacio Real. En 2016, el Palacio Real recibió más de 1,4 millón de visitantes, siendo el séptimo monumento más visitado de España. El antecedente directo del Palacio de Oriente fue el Real Alcázar, fortaleza levantada en el mismo solar donde hoy se alza la construcción barroca. Su estructura fue objeto de varias reformas —sobre todo la fachada—, pues el rey Enrique III de Castilla lo convirtió en una de sus más frecuentadas residencias, tras lo que el recinto obtiene el adjetivo de «real». Su hijo Juan II edificó la Capilla Real y varias dependencias. Sin embargo, durante la guerra de Sucesión castellana (1476) las tropas de Juana la Beltraneja fueron sitiadas en el alcázar, lo que ocasionó algunos destrozos en el viejo castillo. El emperador Carlos I comenzó con reformas en el alcázar, empleando ya una arquitectura renacentista, pero fue realmente Felipe II quien impulsó mayores obras contratando a artistas de Italia, Francia y los Países Bajos. Fue por entonces cuando se construyó la llamada Torre Dorada y la Real Armería, derribada en 1894. Felipe III, Felipe IV y Carlos II continuaron con este proyecto. Cuando llegó al trono Felipe V de Borbón en 1700 consideró que el antiguo alcázar era demasiado austero y estaba anticuado por lo que acometió nuevas reformas. La reina María Luisa Gabriela de Saboya por su parte y la Princesa de los Ursinos redecoraron las estancias al gusto francés. El incendio parcial del Alcázar en la Nochebuena de 1734 fue una buena excusa para demolerlo casi por completo (exceptuando parte de los cimientos y algunas estructuras) y construir un nuevo palacio más acorde al gusto de la época y la nueva dinastía. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
El Palacio de Cristal se encuentra en el corazón del Parque del Retiro, en pleno centro de Madrid, a orillas de un pequeño lago artificial en el que existe una escalera que se sumerge y en el que se pueden encontrar varios ejemplares de Cipreses de los Pantanos, con parte de su tronco y raíces bajo el agua. El parque ocupa aproximadamente 130 hectáreas con una variedad de más de 15.000 árboles. Cuenta con numerosas entradas, en la calle de Alcalá o en la calle O´Donnell, ubicándose la principal en la Plaza de la Independencia. El parque ocupa aproximadamente 130 hectáreas con una variedad de más de 15.000 árboles. Cuenta con numerosas entradas, en la calle de Alcalá o en la calle O´Donnell, ubicándose la principal en la Plaza de la Independencia. Las estaciones de metro más cercanas son Retiro y Banco de España. Las Exposiciones Universales, entre otras cosas, sirvieron para dar a conocer los nuevos materiales arquitectónicos. Los diferentes estados organizaban estos eventos y en ellos mostraban sus avances en ciencia y técnica. Generalmente albergaban elementos que requerían grandes espacios para su exposición por lo cual para su construcción se utilizaron muchos de esos nuevos medios técnicos avanzados, buscando la máxima funcionalidad. Los principales cambios dentro de la arquitectura, impulsados por los avances de la revolución industrial, se basan principalmente en los nuevos materiales de construcción, hierro, acero laminado, hormigón armado o vidrio. Con ellos se construirán los espacios funcionales que necesita la nueva sociedad capitalista e industrial, grandes naves, fábricas, puentes, mercados. Entre los edificios levantados para estas Exposiciones Universales, los que mejor exponen la “nueva arquitectura del hierro” son el Crystal Palace de Patxon, La Galería de las Máquinas de Dutert y Contamin y la Torre Eiffel de Gustave Eiffel. Entre los edificios levantados para estas Exposiciones Universales, los que mejor exponen la “nueva arquitectura del hierro” son el Crystal Palace de Patxon, La Galería de las Máquinas de Dutert y Contamin y la Torre Eiffel de Gustave Eiffel. En España estas estructuras de hierro se comenzaron a utilizar en las estaciones de trenes, como en el caso de La Estación de Atocha, en Madrid, de Alberto Palacio o siguiendo el ejemplo de las grandes Exposiciones en el Palacio de Cristal del Retiro. Para la construcción de este Pabellón de Cristal se necesitaron cinco meses y el arquitecto Ricardo Velásquez Bosco se inspiró en el Crystal Palace londinense construido en 1851 con motivo de la primera Gran Exposición Universal. Fue levantado como invernadero-estufa para albergar la muestra de plantas exóticas traídas para la Exposición General de Filipinas, realizada en Madrid en 1887, desde aquel país en aquel entonces todavía colonia española. Acabada la muestra el Ministerio de Fomento decidió conservar el edificio que pasó a pertenecer al Ministerio de Cultura, dedicando el espacio a exposiciones temporales del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. La sección es basilical, con un cuerpo central más alto y ancho, flanqueado por dos naves laterales más bajas que actúan como contrafuertes. Su estructura de metal forjado está completamente recubierta de placas de cristal, creando un espacio arquitectónico transparente y convirtiéndose en un claro ejemplo de lo que fue el comienzo de la arquitectura de hierro en España y la introducción de elementos prefabricados en el proceso constructivo. Presenta una columnata de suelo a techo más entablamento, con una planta de tres brazos. En la cristalera que recubre toda la fachada se crearon con mampostería arcos de medio punto recubiertos con cerámicas ornamentadas. Se edificó en menos de cinco meses, con una estructura prefabricada, realizada por el constructor Bernardo Asín. En la cristalera que recubre toda la fachada se crearon con mampostería arcos de medio punto recubiertos con cerámicas ornamentadas. Se edificó en menos de cinco meses, con una estructura prefabricada, realizada por el constructor Bernardo Asín, con diseño estructural y cálculos del ingeniero Alberto de Palacio. Su planta en forma de cruz griega se inspira en la cabecera de una iglesia gótica, un ábside, dos brazos y un deambulatorio a modo de girola, coronado por una cúpula esquifada y acristalada de cuatro paños, que alcanza los 22,60 metros de altura y que sobresale de las demás cubiertas realizadas con bóvedas de medio cañón. Dividida en tres naves laterales y una central, todas están rodeadas por paredes y techos de cristal. El cuarto brazo de la cruz fue eliminado para crear el pórtico de entrada de orden jónico. El pórtico, de gusto clásico y estilo griego, se abre a una terraza rodeada por balaustre que mira al lago. La intervención paisajista de alrededor incluye el lago con un surtidor central que eleva el agua a 4 metros de altura, una gruta de rocalla con cascada y un embarcadero posteriormente desaparecido. Este singular edificio de 54 metros de largo y 28 de ancho se apoya sobre una base de ladrillo decorada con un friso de cerámica que recubre los escasos parámetros ciegos y los zócalos del conjunto Se utilizó hierro en las columnas jónicas que sostienen la estructura de cristal de la cubierta, sobre una plataforma realizada en piedra y ladrillo. Fue la primera vez que en España se utilizaron el hierro y el cristal en un edificio no industrial. Acompañando al hierro forjado de la estructura se encuentran piezas de hierro colado, como las caras de angelotes que adornan la cornisa superior y sirven de apoyo a los canalones para el agua de lluvia. Las columnas del pórtico son de piedra sobre un basamento de hormigón y las escalinatas de granito. Los azulejos que decoran todo el perímetro del palacio son obra del ceramista Daniel Zuloaga, decorados con dragones, estrellas o flores. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Pequeño Planeta Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
El edificio que hoy sirve de sede al Museo Nacional del Prado fue diseñado por el arquitecto Juan de Villanueva en 1785, como Gabinete de Ciencias Naturales, por orden de Carlos III. No obstante, el destino final de esta construcción no estaría claro hasta que su nieto Fernando VII, impulsado por su esposa la reina María Isabel de Braganza, tomó la decisión de destinar este edificio a la creación de un Real Museo de Pinturas y Esculturas. El Real Museo, que pasaría pronto a denominarse Museo Nacional de Pintura y Escultura y posteriormente Museo Nacional del Prado, abrió por primera vez al público en 1819. El Real Museo, que pasaría pronto a denominarse Museo Nacional de Pintura y Escultura y posteriormente Museo Nacional del Prado, abrió por primera vez al público en 1819. El primer catálogo constaba de 311 pinturas, aunque para entonces en el Museo se guardaban ya 1510 obras procedentes de los Reales Sitios. Las valiosísimas Colecciones Reales, germen de la colección del actual Museo del Prado, comenzaron a tomar forma en el siglo XVI bajo los auspicios del emperador Carlos V y fueron sucesivamente enriquecidas por todos los monarcas que le sucedieron, tanto Austrias como Borbones. A ellos se deben los tesoros más emblemáticos que se pueden contemplar hoy en el Prado, tales como El jardín de las Delicias de El Bosco, El caballero de la mano en el pecho de El Greco, El tránsito de la Virgen de Mantegna, La Sagrada Familia conocida como La Perla de Rafael, Carlos V en Mühlberg de Tiziano, El Lavatorio de Tintoretto, el Autorretrato de Durero, Las Meninas de Velázquez, Las tres Gracias de Rubens o La familia de Carlos IV de Goya. Del Museo de la Trinidad llegaron importantes pinturas como La Fuente de la Gracia de la Escuela de Jan Van Eyck, Auto de fe presidido por santo Domingo de Guzmán de Pedro Berruguete y los cinco lienzos procedentes del Colegio de doña María de Aragón de El Greco. Del Museo de Arte Moderno proceden gran parte de los fondos del siglo XIX, obras de los Madrazo, Vicente López, Carlos de Haes, Rosales y Sorolla. Desde la fundación del Museo han ingresado más de dos mil trescientas pinturas y gran cantidad de esculturas, estampas, dibujos y piezas de artes decorativas por Nuevas Adquisiciones, en su mayoría donaciones, legados y compras. Desde la fundación del Museo han ingresado más de dos mil trescientas pinturas y gran cantidad de esculturas, estampas, dibujos y piezas de artes decorativas por Nuevas Adquisiciones, en su mayoría donaciones, legados y compras. Las Pinturas Negras de Goya llegaron al Museo gracias a la donación del Barón Emile d’Erlanger en el siglo XIX. Compras muy interesantes en los últimos años han sido Fábula y Huída a Egipto de El Greco, en 1993 y 2001, La condesa de Chinchón de Goya en el 2000, El barbero del Papa de Velázquez en el 2003 o, más recientemente, El vino en la fiesta de San Martín de Pieter Bruegel el Viejo en 2010, entre otras. Numerosos legados han enriquecido los fondos del Museo, tales como el Legado de don Pablo Bosch con su magnífica colección de medallas, el Legado de don Pedro Fernández Durán, con su amplísima colección de dibujos y artes decorativas, y el Legado de don Ramón de Errazu con pintura del siglo XIX. Tanto la colección como el número de visitantes del Prado se han incrementado enormemente a lo largo de los siglos XIX y XX, por lo que el Museo ha tenido que ir acometiendo sucesivas ampliaciones en su sede histórica hasta agotar totalmente las posibilidades de intervención sobre este edificio. Paralelamente a la ejecución de su último y más ambicioso proyecto de ampliación (2001-2007), el Prado ha iniciado una etapa de modernización cuyo definitivo impulso tuvo lugar en 2004 al aprobarse un cambio de régimen jurídico y estatutario basado en la necesidad de flexibilizar la gestión del Museo, agilizar su funcionamiento e incrementar su capacidad de autofinanciación. Este cambio de estatus se hizo efectivo a través de la Ley reguladora del Museo Nacional del Prado aprobada en noviembre de 2003, como primer paso, así como en el posterior desarrollo de la misma a través de un Estatuto sancionado por Real Decreto de 12 de marzo de 2004. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
El Mercado de San Miguel, ubicado en la plaza del mismo nombre, junto a la Plaza Mayor de Madrid (España), es un mercado cuya característica más remarcable es que conserva su estructura original de hierro de principios del siglo XX. Tiene dos plantas y una superficie de 1.200 metros cuadrados. Localizado en el centro del Madrid histórico y con más de 10 millones de visitantes al año, el Mercado de San Miguel es el templo gastronómico de la ciudad de Madrid, la esencia contemporánea de todos los rincones de la gastronomía española. Localizado en el centro del Madrid histórico y con más de 10 millones de visitantes al año, el Mercado de San Miguel es el templo gastronómico de la ciudad de Madrid, la esencia contemporánea de todos los rincones de la gastronomía española. Desde el mejor jamón ibérico hasta el marisco más fresco llegado diariamente de Galicia, los arroces mediterráneos o los quesos más especiales de Castilla, Asturias o País Vasco. Productos y vinos de primera calidad que llegan de todos los rincones de España. Inaugurado en mayo de 1916 como mercado de abastos, en mayo del 2009 pasa a convertirse en el primer mercado gastronómico. Durante 2018 el mercado experimenta un periodo de consolidación de gran parte de su contenido gastronómico. En la época medieval esta zona era mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. En la época de José Bonaparte se mandó derribar la antigua iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes. En su lugar quedó una plazuela en la que se proyecta construir el mercado que heredaría el nombre de la antigua parroquia. En 1809 era un mercado "al descubierto" especializado en la venta de pescado. Fue construido el mercado cerrado entre 1913 y 1916 bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro al estilo del de Las Halles de París. Sin embargo, su actividad comercial es muy anterior, ya que en su ubicación existía antes un mercado de comestibles al aire libre. En sus orígenes, el solar ocupado por el mercado fue el emplazamiento de la iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes, lugar donde fue bautizado Lope de Vega. En sus orígenes, el solar ocupado por el mercado fue el emplazamiento de la iglesia parroquial de San Miguel de los Octoes, lugar donde fue bautizado Lope de Vega. Toda la zona, con el templo incluido, fue arrasada por un terrible incendio ocurrido en 1790. A pesar de ser rehabilitado, su estado siguió siendo preocupante, hasta tal punto que en el año 1804 Juan de Villanueva recomendó su demolición. La demolición se efectuó el 28 de noviembre de 1809 por orden del rey José I Bonaparte, dentro de su política de apertura de espacios en el casco urbano de Madrid. El solar se transformó en una plaza pública en la que se celebraba un mercado de productos perecederos, para lo que se disponían hileras de cajones de madera y tenderetes. Durante la segunda mitad del siglo XIX empezaron a abrirse paso las ideas higienistas y funcionalistas de urbanistas, médicos y científicos que buscaban remediar los problemas de la suciedad e insalubridad de los mercados callejeros. El periodista y escritor madrileño Ramón de Mesonero Romanos (1803-1882), maestro de los artículos de costumbres, reflejó en numerosos escritos la penosa situación de las plazas de entonces. No será hasta la década de 1870 cuando el ayuntamiento comienza a construir mercados cubiertos, de los que a finales de siglo ya existían cuatro, todos con estructura de hierro. Se trataba de los mercados de los Mostenses (construido en 1875), la Cebada (1875), Chamberí (1876) y la Paz (1882). A pesar de la construcción de estos nuevos mercados, seguía sin haber suficientes para atender la demanda de una ciudad en crecimiento, por lo que siguieron existiendo mercados al aire libre en las plazas públicas. El Mercado de San Miguel fue inaugurado el 13 de mayo de 1916. Había sido construido en dos fases (la primera finalizada en 1914) para no interrumpir el funcionamiento comercial del mercado. El Mercado de San Miguel fue inaugurado el 13 de mayo de 1916. Había sido construido en dos fases (la primera finalizada en 1914) para no interrumpir el funcionamiento comercial del mercado. Sus elementos más característicos son los soportes de hierro de fundición de la estructura. El coste de las obras fue de trescientas mil pesetas de la época. El acristalamiento exterior es posterior. San Miguel es la única muestra de su tipo que queda aún en la ciudad de la denominada arquitectura del hierro, ya que todos los mercados cubiertos construidos en el último tercio del siglo XIX fueron demolidos y, en general, sustituidos por nuevas construcciones. En el año 1999 la Comunidad de Madrid abordó con fondos europeos y de los propios comerciantes una remodelación que ascendió a 150 millones de pesetas de la época y que devolvió al mercado su aspecto original. Sin embargo, su actividad comercial fue decayendo poco a poco ya que sus instalaciones no podían competir frente a los modernos supermercados y centros comerciales. Para evitar su defunción, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos, gastronómicos y pertenecientes a diferentes ámbitos culturales y sociales han formado la sociedad: El Gastrónomo de San Miguel, actual dueña mayoritaria del mercado. Su objetivo es resucitar y mejorar su actividad tradicional creando un mercado que tiene como referencia el de La Boquería de Barcelona; con una oferta centrada en productos de gran calidad, alimentos de temporada, asesoramiento gastronómico, posibilidad de probar aquello que va a formar parte de la cesta de la compra, comer de picoteo o tomándose tiempo, con la ventaja de horarios flexibles. Dar nuevos aires a la gastronomía madrileña, española e incluso, internacional. Pero además, El Gastrónomo de San Miguel quiere formar parte de la agenda madrileña de eventos realizando diferentes actividades relacionadas con el ocio y la cultura, ayudando a revitalizar el casco antiguo de la capital. El 13 de mayo de 2009 reabrió sus puertas. El edificio es de planta rectangular con sus lados mayores orientados en el eje este-oeste. El edificio posee dos plantas, cada una de ellas con una superficie casi 2000 metros cuadrados. Cuando era un mercado, los puestos de su interior se organizaban a lo largo de nueve calles de la zona superior. En la actualidad los puestos de venta se han convertido en bares y en zonas de estancia con mesas altas. Para garantizar la higiene del local se construyó con entarimado. El diseño de hierro y cristal permite que la luz de su interior sea natural. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
El Palacio de Cibeles es uno de los más impresionantes de Madrid. Estamos acostumbrados a que los palacios o castillos que visitamos sean edificios antiguos. Suelen haber sido mejorados con muchas restauraciones y normalmente fueron erigidos para albergar y homenajear gobernantes o aristócratas de épocas remotas. Así tenemos el Palacio de Buckingham, residencia oficial de la monarquía británica y construido en 1703, o el Palacio Real de Madrid, inicialmente una fortaleza musulmana levantada en el siglo IX y residencia de la monarquía española tras su reedificación a mediados del siglo XVIII. El Palacio de Cibeles es un caso bien distinto. Su construcción se inició ya en el siglo XX, cuando la moda tendía más hacia construcciones modernas. De ese estilo moderno son el Flatiron de Nueva York o el Edificio Carrión en la Gran Vía madrileña. Su construcción se inició ya en el siglo XX, cuando la moda tendía más hacia construcciones modernas. En el solar donde se levanta el Palacio de Cibeles estaban los Jardines del Buen Retiro. Además, el destino del nuevo edificio monumental era la gestión del correo y las telecomunicaciones, así como las oficinas centrales de estos servicios. Por eso hasta el año 2011 se lo conoció como Palacio de Comunicaciones. Fue en 1903 cuando se decidió la desaparición de parte de los Jardines del Buen Retiro. El concurso lo ganaron los arquitectos Antonio Palacios y Joaquín Otamendi con un proyecto monumental adaptado a la peculiar disposición del terreno. En el diseño se funden detalles estéticos neoplaterescos, modernistas y Art Decó. Destaca la fachada principal, enfrentada al centro de la plaza y al Palacio de Buenavista. En el diseño se funden detalles estéticos neoplaterescos, modernistas y Art Decó. Destaca la fachada principal, enfrentada al centro de la plaza y al Palacio de Buenavista. Presenta dos torres pentagonales a los lados y una torre octogonal en el centro de 70 metros de altura que su día se dotó de instalaciones radiotelegráficas. En esta torre hay también un reloj de unos 3 metros de diámetro que se ilumina por la noche. Hoy en la torre, que recuerda a elementos de castillos medievales, se abre un mirador con vistas amplísimas de la ciudad. A lo largo de toda la fachada se aprecian numerosos pináculos, diseñados inicialmente como soportes de los hilos telegráficos. También vemos escudos y figuras. La figura femenina con medio cuerpo vegetal que corona el arco de la puerta principal fue apodada La Rubia por el público de la época. El color blanco de la fachada se debe al empleo de piedra blanca de Novelda. También llama la atención la grandiosa escalera de entrada. Todavía podemos ver los mostradores con superficie de mármol en los que los usuarios rellenaban los impresos para dar curso a su correspondencia. En esta gran sala observamos galerías de arcos de medio punto con columnas adosadas. Todavía podemos ver los mostradores con superficie de mármol en los que los usuarios rellenaban los impresos para dar curso a su correspondencia. En esta gran sala observamos galerías de arcos de medio punto con columnas adosadas. Según el arquitecto madrileño Fernando Chueca Goitia, “el patio interior es una verdadera plaza urbana, con penetración a través de los arcos.” La parte principal del edificio albergó la sala de reparto de la correspondencia. Esta sala funcional hoy se ha convertido en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. Un poco más atrás se abría el pasaje de Alarcón, que hasta hace poco servía de aparcamiento para los vehículos del servicio de correos, principalmente motos Vespa. Este pasaje fue liberado de sus antiguos elementos y hoy es la Galería de Cristal, un espacio abierto al paseo de los madrileños. El Palacio de Cibeles, en sus casi 100 años de vida, ha sufrido pocas modificaciones. Una de ellas fue la ampliación de dos pisos hacia la calle Montalbán en 1934. Otra, las reparaciones de los daños provocados en la Guerra Civil. La última de todas ha sido la reconversión del edificio en Ayuntamiento y espacio público, entre 2007 y 2011. Esta última reforma ha supuesto la creación del espacio cultural CentroCentro, la apertura de un restaurante de alta cocina y una cafetería-terraza en la planta sexta, la apertura del mirador, la inclusión de nuevos ascensores o el acondicionamiento de la Galería de Cristal. Esta última reforma ha supuesto la creación del espacio cultural CentroCentro, la apertura de un restaurante de alta cocina y una cafetería-terraza en la planta sexta, la apertura del mirador, la inclusión de nuevos ascensores o el acondicionamiento de la Galería de Cristal. En el pórtico que da al Paseo del Prado todavía se conservan los antiguos buzones. En 1993 el Palacio de Cibeles fue declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento. En la actualidad el Palacio de Cibeles es un edificio abierto al público que alberga diferentes espacios. CentroCentro es un centro cultural cuyo nombre largo es CentroCentro Cibeles de Cultura y Ciudadanía, coloquialmente 5Cs. Alberga exposiciones, salas de lectura y reflexión, auditorio, espacios para la convivencia, el debate y la exploración artística y empresarial. Algunos vecinos lo usan para consultar la prensa diaria y publicaciones. Además, hay una tienda librería, cafetería y oficina de información cultural y turística. Desde 2007 el Palacio de Cibeles alberga las dependencias principales del Ayuntamiento de Madrid. Anteriormente estuvieron ubicadas en la Casa de Cisneros y en la Casa de la Villa, ambos edificios en la Plaza de la Villa. El Mirador se encuentra en la torre central, en la planta 8, a unos 70 metros de altura. Desde aquí se contempla una vista de las cubiertas del edificio y una panorámica amplísima de la ciudad. En la planta 6ª el Grupo Adolfo ha abierto el restaurante de alta cocina del Palacio. A su lado está la terraza-cocktail bar, desde donde se puede disfrutar de una buena vista a la plaza de Cibeles. La Galería de Cristal es un espacio abierto en el pasaje Ruiz de Alarcón, antes ocupado por el vehículos del servicio de Correos. Tiene entrada desde Alcalá 50 y desde Montalbán 1. La cubre una bóveda de cristal a 30 metros de altura. Se puede visitar todos los días de 10 a 20h. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
El Estadio Santiago Bernabéu es uno de los iconos de Madrid y la auténtica meca del futbol para muchos aficionados de todo el mundo. El nombre del Estadio del Real Madrid es un homenaje a su histórico y querido presidente. El actual Estadio del Real Madrid se inauguró en 1947 sustituyendo al estadio ubicado en el velódromo de Ciudad Lineal y ya se tiene preparado un nuevo diseño para celebrar que en 2017 cumple 70 años. El actual Estadio del Real Madrid se inauguró en 1947 sustituyendo al estadio ubicado en el velódromo de Ciudad Lineal y ya se tiene preparado un nuevo diseño para celebrar que en 2017 cumple 70 años. La innovación y mejora ha sido una línea constate del Estadio Santiago Bernabéu desde su inauguración, de hecho cuenta con una de las mejores iluminaciones del mundo. El Estadio tiene una capacidad para 81.044 espectadores sentados y dispone de 245 palcos para VIPs, todos con buenas vistas sobre el campo de juego que mide 105 x 68 metros. El edificio del Estadio cuenta con un centro comercial anexo y en el propio Estadio se ubica la tienda del Real Madrid donde se pueden adquirir las réplicas de los equipamientos deportivos de los jugadores de futbol y baloncesto, y todo tipo de accesorios personalizados con la imagen del club. En el interior del propio Estadio Santiago Bernabéu se puede disfrutar de cuatro restaurantes, todos ellos con salas e incluso con palcos privados con espectaculares vistas directas al campo de juego. En el interior del propio Estadio Santiago Bernabéu se puede disfrutar de cuatro restaurantes, todos ellos con salas e incluso con palcos privados con espectaculares vistas directas al campo de juego. Los restaurantes ofrecen un excelente servicio de comida y cena aunque también se puede disfrutar de unas tapas o tomar una copa si se desea algo más informal. El Tour del Bernabéu es una de las visitas imprescindibles para todo visitante de Madrid. La entrada al Tour del Real Madrid permite recorrer sin prisas todo el Estadio del Real Madrid y sentir los lugares míticos: Mirar el césped desde el túnel de vestuarios como Cristiano Ronaldo o Sergio Ramos, sentarse en el banquillo como Zidane, pisar el terreno de juego o verlo desde el palco presidencial. Además incluye la visita al nuevo Museo del Real Madrid, que expone todos los trofeos que han hecho del Real Madrid el Mejor Club del Siglo XX y los que lleva ganados en lo que va de Siglo XXI, incluyendo la Copa y la SuperCopa de Europa 2016. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
El Palacio de las Cortes españolas, en la plaza de las Cortes, se levantó en el emplazamiento del antiguo convento del Espíritu Santo que -ya desocupado por los frailes- fue utilizado como sede del Congreso entre 1834 y 1841, dentro de una trayectoria que hasta entonces había sido itinerante. El concurso que se convocó para poner en pie la actual construcción fue fallado a favor del arquitecto Narciso Pascual y Colomer, que culminaba las obras en 1850. En la fachada principal, una escalinata asciende hasta el pórtico neoclásico, con seis imponentes columnas estriadas, de orden corintio, sobre las que se levanta el frontón triangular decorado con relieves de Ponciano Ponzano. En la fachada principal, una escalinata asciende hasta el pórtico neoclásico, con seis imponentes columnas estriadas, de orden corintio, sobre las que se levanta el frontón triangular decorado con relieves de Ponciano Ponzano. Los emblemáticos leones que flanquean la entrada son obra del mismo escultor y fueron fundidos con el hierro de los cañones capturados durante la guerra de África. Bajo el frontón, la puerta de bronce cincelado se abre tan sólo en ocasiones muy señaladas. Entre las estancias del edificio, de planta simétrica, destaca el conocido salón de Sesiones, pero también la biblioteca o el salón de Conferencias, más conocido como el salón de "los pasos perdidos". Retratos, tapices y muebles de valor decoran la sede del parlamento español, que en las últimas décadas ha experimentado varias ampliaciones mediante su conexión con edificios anexos. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivo móvil con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
Los orígenes de la catedral pueden situarse en la pequeña iglesia de Santa María de la Almudena, que fue el templo más antiguo de Madrid hasta su derribo en 1868. Esta iglesia se asentaba en la esquina de los antiguos trazados de las calles Mayor y Bailén, siendo rodeada por el antiguo callejón, ahora calle de la Almudena, sobre el solar de la antigua mezquita mayor del Mayrit musulmán, que se emplazaba a pocos metros de la actual catedral. Su fachada principal, situada a los pies del templo, mira hacia la fachada sur del Palacio Real. La fachada del crucero mira hacia la calle de Bailén, y el acceso a la cripta se realiza por la Cuesta de la Vega, al final de la calle Mayor. Su fachada principal, situada a los pies del templo, mira hacia la fachada sur del Palacio Real. La fachada del crucero mira hacia la calle de Bailén, y el acceso a la cripta se realiza por la Cuesta de la Vega, al final de la calle Mayor. Desde principios del siglo XVI y hasta el reinado de Felipe IV hubo un cierto interés por convertir esta iglesia en colegiata o catedral. El mismo Carlos I obtiene la bula papal de León X en 1528. Felipe III obtiene igualmente bula de Clemente VIII para el derribo del templo actual y erección en su lugar de otro que estuviera más de acuerdo tanto con la importancia de la imagen allí custodiada como con el rango de la ciudad. Ambos proyectos fracasaron por la oposición frontal del cabildo de Toledo. En 1644, Isabel de Borbón, esposa de Felipe IV, legaba 60.000 ducados para la construcción del templo, cuando la Congregación de Esclavos de la Virgen de la Almudena solicita al arzobispo de Toledo permiso para construir otra iglesia dedicada a la virgen. En 1644, Isabel de Borbón, esposa de Felipe IV, legaba 60.000 ducados para la construcción del templo, cuando la Congregación de Esclavos de la Virgen de la Almudena solicita al arzobispo de Toledo permiso para construir otra iglesia dedicada a la virgen. El arquitecto y político Francisco de Cubas y González-Montes, marqués de Cubas, recibe el encargo de preparar el proyecto para la construcción de una importante iglesia. El 4 de abril de 1883, Alfonso XII coloca la primera piedra de la que sería la futura catedral de Madrid, en unos terrenos que se compran por mediación de la reina María de las Mercedes de Orleans y Borbón, devota de la Virgen de la Almudena, cedidos por el Patrimonio Real en 1879. Construido durante los siglos XIX y XX en una mezcla de diferentes estilos, la catedral de La Almudena es un templo de exterior neoclásico e interior neogótico. Está construida en piedra de Novelda (Alicante) y granito de las canteras de Colmenar Viejo (Madrid). El 31 de mayo de 1911 se abre al público la cripta, y se instala en ella la imagen de la patrona como templo parroquial. En 1950, Fernando Chueca Goitia y Carlos Sidro ganan el concurso convocado para la terminación de las obras. El aspecto del templo cambiaría entonces, puesto que, aunque se mantenía el estilo gótico del proyecto primitivo para el interior de la catedral, el exterior sería ahora neoclásico. Las obras continuaron hasta su paralización en 1965, ante la falta de fondos y de apoyo del Ayuntamiento. Hasta que, en 1984, se creó un patronato que consiguió el apoyo de instituciones públicas y privadas para finalizarlas. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ! ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual
 
El Casón del Buen Retiro es un edificio del siglo XVII, que ha sobrevivido a la destrucción del Palacio que hubo en esta zona. Entonces el parque del Buen Retiro ocupaba una extensión mayor a la actual, hasta la línea del Paseo del Prado. Sin embargo, no era de dominio público sino una posesión de los reyes, que lo disfrutaban en privado. El Casón, además, es parte del Museo del Prado. La pinacoteca lo utiliza como biblioteca de arte. El edificio tiene carácter monumental y en su bóveda de cañón se conserva una pintura al fresco de Luca Giordano. La obra se llama Alegoría del Toisón o Apoteosis de la Monarquía Española. El edificio tiene carácter monumental y en su bóveda de cañón se conserva una pintura al fresco de Luca Giordano. La obra se llama Alegoría del Toisón o Apoteosis de la Monarquía Española. En la actualidad, el Casón del Buen Retiro es un centro de estudios del Museo del Prado. Su uso está abierto al público para documentarse entre un fondo de 5.000 libros de arte, aunque los fondos de la institución superan los 75.000. La biblioteca se encuentra bajo la bóveda pintada por Luca Giordano. La entrada a la biblioteca, gratuita, es una forma de visitar esta gran pintura del siglo XVII y el edificio por dentro. El horario es de mañana de lunes a viernes, más lunes y miércoles de 15 a 18h entre 16 de septiembre y 15 de junio. También es posible visitar el Casón del Buen Retiro con un guía del Museo. Es decir, se visita la sala de lectura de la biblioteca, para admirar la bóveda pintada por Giordano. Para ello es necesario haber adquirido la entrada de la pinacoteca y solicitar la visita en el mostrador de Educación, puerta de Jerónimos, 30 minutos antes de la visita. Los grupos son de 20 personas y las visitas suelen realizarse los domingos a las 12h. Pero conviene asegurarse con antelación. Por eso recomiendo entrar en la web del Museo, pulsar la opción Actualidad y elegir fechas. El Casón del Buen Retiro forma parte de una gran actuación arquitectónica de primera mitad del siglo XVII. Se creó en esta zona entonces exterior de Madrid un Real Sitio, donde destacaba un gran palacio. Como añadidos estaban el Casón y el Salón de Reinos, ambos supervivientes. El Casón del Buen Retiro forma parte de una gran actuación arquitectónica de primera mitad del siglo XVII. Se creó en esta zona entonces exterior de Madrid un Real Sitio, donde destacaba un gran palacio. Como añadidos estaban el Casón y el Salón de Reinos, ambos supervivientes. El uso del Casón era el de Salón de Baile. El espacio principal lo formaba una gran planta rectangular a doble altura rodeada de una balconada donde se situaban los espectadores. Sobre todo esto estaba la bóveda de cañón, que pintó Luca Giordano hacia 1697. Durante el siglo XIX el edificio tuvo diferentes usos que irían modificando su aspecto. Llegó a ser, incluso, gimnasio del príncipe Alfonso. La fachada que da a poniente sufrió daños por un ciclón en 1886. Se encargó su restauración a Velázquez Bosco, autor también del Palacio de Cristal, que cambió mucho su estética. Aunque, eso sí, mantuvo su aspecto clásico con unas grandes columnas hacia la mitad de su altura. La fachada que da a oriente, hacia el actual Parque del Retiro, también es muy vistosa. Presenta arcos de medio punto sobre las tres grandes puertas de acceso y una columnata en la parte superior que limita un balcón. Hasta 1961 el Casón del Buen Retiro sirvió como Museo de Reproducciones Artísticas. En la década de 1970 pasó a depender del Museo del Prado para acoger arte español del siglo XIX. Aquí estuvo, por ejemplo, el Guernica de Picasso. Posteriormente se creó el Museo Reina Sofía. A este museo de arte contemporáneo fue a parar la parte de la colección más actual, en principio desde Picasso hacia adelante. Por eso se trasladó el Guernica y otras obras en 1992. Las piezas más antiguas se integraron en la colección del Museo del Prado. El Casón del Buen Retiro y el Salón de Reinos son los únicos supervivientes del complejo del antiguo palacio. Ambos edificios se han incorporado como anexos al Museo del Prado. El Casón del Buen Retiro está en la calle Alfonso XII, 28. Realidad Virtual (VR) Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual ¡ Suscríbete ! Planeta Pequeño Galería Fotográfica Como se hizo este Tour Virtual