Imágenes de Culiacán – Fotografías y Reseñas

Imágenes de Culiacán es una nueva sección de nuestro sitio www.Sinaloa360.
Aquí puedes encontrar fotografías planas, panorámicas y gigapixel de algunos sitios icónicos de Culiacán.
Conoce a traves de las reseñas pasajes de la historia de nuestra ciudad.

A continuación presentamos los enlaces que tenemos ésta página:
El Pitón de Las Quintas
Edificio de Casa de la familia Esquerra de la Vega
Antiguo Mesón de San Carlos
Edificio de CAADES
Torre Tres Afluencias
Casa Ley Rubí
Edificio de El Colegio de Sinaloa
Agradecemos a Jaime Félix Pico, a Mario Haroldo Robles y a Martín Pacheco su valiosa participación en Sinaloa360.
Con sus reseñas hacemos un viaje a través de la historia de algunos de los sitios de interés en Culiacán.

El Pitón de Las Quintas

Imágenes de Culiacán

Muy cerca de donde se encuentra el Restaurante “Los Arcos”, en la Colonia “Las Quintas”, se erige una enorme chimenea.
Rodeada de elegantes residencias que es conocida popularmente como “El Pitón”.
Esta edificación construida con ladrillo de color rojizo es un vestigio de las primeras instalaciones industriales de Sinaloa.

Imágenes de Culiacán
El Pitón de Las Quintas

El cual curiosamente aun se mantiene de pie.
Cuya imponente presencia evoca la época de la incipiente industrialización del país.

Impulsada a finales del siglo XIX por el régimen de Porfirio Díaz y por el gobernador del estado Gral. Francisco Cañedo.
“El Pitón”, hoy es revalorado por el Ayuntamiento de Culiacán al instalar un moderno sistema de iluminación.
Durante las noches ofrece a los habitantes de la colonia, un espectáculo que tiene como protagonista la figura de la antigua chimenea.
Transportándonos a la época cuando la ciudad se suma a la modernidad industrial.
Si les preguntamos a los vecinos de la colonia Las Quintas sobre el origen de este vestigio industrial.
Es seguro que respondan: “Esta chimenea fue parte de la fábrica de “panocha” conocida por “La Aurora” propiedad de la familia Redo”.
¿Quién era la familia Redo, ¿Qué era La Aurora?, ¿Cuándo se construyó?, ¿Qué se producía allí?,¿Por qué solo queda la chimenea?
En Imágenes de Culiacán encontrará la historia de esta construcción emblemática de nuestro patrimonio edificado.
Clara muestra de que Culiacán, desde antaño, ha sido y es una ciudad progresista, de gente industriosa y trabajadora.

Origen del Pitón de Las Quintas

“El Pitón” fue la chimenea de una fábrica de azúcar.
Que tuvo la distinción de haber sido el primer ingenio azucarero establecido en Sinaloa.
Su construcción data de los años 80´s del siglo XIX (1876, según Southworth J. R.).
Sus edificios ocupaban un área de 240 metros de superficie y estaba equipado con la maquinaria más moderna.
Teniendo un techo al vacío, de doble efecto, para la manufactura de azúcar.
La fábrica producía cerca de 350 toneladas de azúcar.
Además de 500 barriles de aguardiente cada año, con una planta de 250 trabajadores.
Las tierras de cultivo de la caña de azúcar que proveía a este Ingenio abarcaban 170 hectáreas.
Se regaban con las aguas del río Tamazula a través de un canal, revestido de ladrillo en toda su extensión de 8 kilómetros.
La Aurora fabricaba azúcar refinada, alcohol medicinal y aguardiente de caña.
La zona donde se fincó la fábrica, puede decirse que fue la primera con uso de suelo industrial de Culiacán.
Ya que muy cerca de allí estaba otra fábrica, ésta de hilados y tejidos de algodón que se denominaba “El Coloso”.
Cuyas instalaciones fabriles contaban con 120 telares para producir manta, mezclilla, driles y toallas.
La fábrica El Coloso estaba ubicada cerca de los terrenos que hoy ocupa el Parque Constitución, en la colonia Las Quintas.

La Familia Redo

Ambas fábricas “la Aurora” y “El Coloso” fueron propiedad de la familia Redo.
Avecindada en Culiacán desde la segunda mitad del siglo XIX, procedentes de Durango y comerciantes de oficio.

La cabeza de esta familia fue don Joaquín Redo y Balmaceda.
Hijo de españoles, que a su llegada a esta región lo cautivó la belleza y la fortuna de Alejandra de la Vega
Hija de una pudiente familia de la localidad, con quien contrajo matrimonio.
La familia De la Vega era la propietaria de la fábrica de hilados y tejidos “Vega Hermanos”.
Después de la unión matrimonial entre Joaquín Redo y Alejandra De la Vega, cambio de nombre al de “El Coloso de Rodas”.
Esta industria sería la base de apoyo para la incursión de los Redo en otras actividades económicas.
Como a la postre fue la constitución del ingenio azucarero La Aurora.
Del matrimonio de Joaquín y Alejandra nacieron tres hijos: Joaquín, Alejandro y Diego.
Quienes llegaron a ser de los hombres más ricos e influyentes políticamente en el estado de Sinaloa.
La amistad de don Joaquín Redo y Balmaceda con el presidente Porfirio Díaz y con los personajes de su gabinete.
Como Ramón Corral y Manuel González, fueron factor importante para que la familia Redo incursionara en la política.
Joaquín Redo y B. adquirió grandes extensiones de tierra en la región costera del municipio.
Donde fundó la Hacienda Eldorado.
Adicionalmente a las propiedades urbanas y las fábricas establecidas en la hoy colonia Las Quintas.
En la política los Redo se distinguieron como hombres de poder al amparo de su amigo el gobernador Francisco Cañedo.
Don Joaquín padre fue Senador de la República.
Su hijo Diego, gobernador de Sinaloa.
Electo en una controvertida justa electoral en 1909, un año antes del estallido de la Revolución Mexicana.

La Aurora y El Coloso, incendiadas por los Revolucionarios

Don Joaquín Redo y Balmaceda murió en Mazatlán en 1904.
Quedando sus múltiples negocios bajo la vigilancia y dirección de la viuda doña Alejandra De la Vega y sus tres hijos.
Quienes se habían formado y preparado por largo tiempo en universidades del extranjero.
Diego Redo De la Vega era el político de la familia.
Siguió manteniendo las relaciones establecidas por su padre con personalidades en la cúspide de la política en México.
Lo cual le permitió llegar al más alto cargo político del estado.
Sin embargo su período fue efímero, pues al año siguiente de su elección la revolución maderista estremeció al país.
En 1911 las fuerzas revolucionarias, al mando de los generales Ramón F. Iturbe y Juan Banderas, sitiaron la ciudad de Culiacán.

Los revolucionarios enardecidos por el triunfo, incendiaron la fábrica de El Coloso y La Aurora

El general Iturbe aclaró: “Yo había establecido mi cuartel general primero en el Barrio y después en el ingenio azucarero La Aurora.
Se ha hablado mucho del incendio de la fábrica de hilados El Coloso, propiedad de los Redo.
Debe aclararse ese punto en nombre de la verdad histórica.
Nuestros soldados, lo hicieron como respuesta a la terquedad al no aceptar nuestras proposiciones de paz.
Yo di instrucciones de que se pusiera a salvo parte de las existencias de la fábrica.
Sin que posteriormente el fuego fuera dominado.
El pueblo mismo ayudó a los soldados”.
Fue así como ambas fábricas quedaron en ruinas desde ese día de mayo de 1911.
La suerte que corrió la familia Redo, fue el exilio en Francia.
Gracias a la benevolencia de líder del movimiento revolucionario don Francisco I. Madero.
Quien ordenó se les protegiera hasta que salieran del estado de Sinaloa.

Epílogo

Las ruinas de las fábricas de hilados y tejidos El Coloso y el ingenio La Aurora, con el paso del tiempo fueron demolidos.
Y solo quedó como recuerdo de aquel emporio agroindustrial “El Pitón” y una pequeña bodega del ingenio de la familia Redo.
Todos estos terrenos, donde estuvieron establecidas las fábricas y los conocidos, en su tiempo, como “Las Huertas de Redo”.
Sembrados con grandes cantidades de árboles frutales, principalmente de mangos.
Fueron fraccionados en la segunda mitad del siglo pasado, transformándolos en lo que hoy es la colonia Las Quintas.
—————————————————————-
OBRAS Y DOCUMENTOS CONSULTADOS
El Ingenio La Aurora. Ensayo 2007
Autor: Luis Antonio García
Sinaloa, la Industria del Azúcar. DIFOCUR 1993
Autor: Gustavo Aguilar
Sinaloa, Ilustrado, 1893
Autor: Southworth, J. R.
La Revolución en Sinaloa. UAS 1993
Autor: Héctor R. Olea

Lic. Jaime Félix Pico

Texto: Lic. Jaime Félix Pico

Cronista y Promotor Cultural

Edificio de Casa de la familia Esquerra de la Vega

Imágenes de Culiacán

Casa de la familia Esquerra de la Vega (hoy Restaurante QuIn-Mart). En la antigua calle del Comercio, hoy calle Ángel Flores.
En la esquina con la calle Vicente Riva Palacio, está aún en pie un edificio propiedad de la familia Esquerra de la Vega.

Imágenes de Culiacán
Casa de la familia Esquerra de la Vega

Que conserva su original arquitectura colonial, de estilo neoclásico, de formas lineales y decorados austeros.

Misma que desde su origen, hace un poco más de 100 años, ha sido habitada por esta misma familia.
Se encuentra a una cuadra de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, “El Santuario”
Seis generaciones y sus descendientes han vivido y hoy viven en esta casa.
El uso que se le ha dado a este inmueble de la vieja ciudad, combina elementos de la tradición cultural de la población.
Relacionados con la forma de vivir y de comer de los culiacanenses y consecuentemente son motivos de identidad cultural.
En este edificio en 1998, nació el “Restaurante Quin Mart” de cocina tradicional sinaloense.
Propiedad de la familia Esquerra Martínez.

Una Casa con Tradición Familiar

Destinado a promover la tradición del buen comer de los “culiches” y de los sinaloenses.
Su ubicación casi en los límites de la vieja ciudad, la puso en contacto con las diligencias que circulaban por el Camino Real.
Venían a Culiacán e iban a la sierra sinaloense en un flujo permanente de mercaderías.
La casa en algún tiempo fue sitio de llegada de estos carruajes.

La Familia Esquerra en la Politica

La familia Esquerra de la Vega y sus descendientes.
Algunos de sus miembros han formado parte de la clase política del estado.
Como don Florentino Esquerra, que fue presidente municipal de Culiacán en tres períodos entre 1920 y 1941.
Don Quinto Jaime Esquerra, fue diputado local en el Congreso del Estado.

Fue la sede de encuentros y tertulias políticas.
Donde se fraguaron candidaturas a puestos de elección popular y otros proyectos políticos.

El ambiente familiar que priva en este establecimiento, el esmero y cuidado en la atención a los comensales.
La calidad de los platillos enraizados en ancestrales formas de comer.
Y en las más viejas costumbres culinarias de esta región central del estado de Sinaloa.
Son resultado de la práctica familiar de una cultura puesta en el valor del patrimonio cultural tangible e intangible.
Por un lado lo arquitectónico edificado, como es el caso del interés por la conservación del edificio sede.
Su proyecto comercial se caracteriza por el rescate de platillos, postres y bebidas.
Cuyas recetas y formas de cocinarse se basan en saberes y sabores que provienen de la más vieja tradición familiar.
La nueva propuesta comercial de este restaurante, combinando la gastronomía tradicional con eventos musicales y artísticos.
Es remembranza a los ambientes que caracterizaban a este espacio de la ciudad.
Que se conocía como el “romántico barrio antiguo de Culiacán”.

Lic. Jaime Félix Pico

Texto: Lic. Jaime Félix Pico

Cronista y Promotor Cultural

Antiguo Mesón de San Carlos

Imágenes de Culiacán

Imágenes de Culiacán
Antiguo Mesón de San Carlos

Edificio de CAADES

Imágenes de Culiacán

Ante el licenciado Jesús P. Ruiz los señores Lic. Lucano E. Orrantia, Enrique Riveros e Ing. Luis G. Pablos.
Formalizaron, el 13 de junio de 1945, la adquisición de un lote de terreno.
De 951 metros cuadrados en la esquina de las calles Rubí y Zaragoza de la ciudad de Culiacán.
Cuyo dueño era el Hotel Flores y Compañía, representado por el señor Santiago Gaxiola G.
Se adquirió dicho lote en la cantidad de 40 mil pesos.

Imágenes de Culiacán
Edificio de CAADES

Historia

Con la idea de construir un edificio propio para la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa.
Cuyas oficinas habían estado instaladas desde su fundación en la calle Rosales, junto al entonces Banco de Sinaloa, S.A.

Se encargó el diseño de dicho edificio a Fernando Best, Francisco Artigas y Germán Benitez.
Que impusieron un estilo de grandes estructuras de concreto y ventanales

Rompieron con la arquitectura plana, de inconfundible sello colonial que predominaba en la ciudad.
Incluyendo las sobrias construcciones del arquitecto Luis F. Molina de finales del siglo XIX y principios del XX.
Dicho edificio, que tuvo un costo de 700 mil pesos, incluyendo el mobiliario, fue orgullo de la ciudad.
Ya que fue uno de los primeros con grandes espacios liquidando el claustro y la lobreguez destinados a oficinas.
Más un hotel y un salón de fiestas que de acuerdo con el proyecto original servirían preferentemente a los agricultores.

Inauguración del Edificio

En 1948 fue inaugurado durante una ceremonia en la que se contó con dos invitados de honor.
El Ing. Salvador Sánchez, representante del Presidente Miguel Alemán y de don Nazario Ortíz, secretario de Agricultura.
Y el general Pablo E. Macías Valenzuela, gobernador del Estado.
Don Enrique Riveros Castro, presidente del consejo directivo de CAADES dijo estas palabras:
-Entregamos este edificio, construído con las cuotas de los agricultores sinaloenses.
Al tiempo que consolidamos la organización mejorando sus estructuras internas.
Incrementamos su patrimonio con este edificio que es a partir de este momento la casa de los agricultores.
Francisco Artigas llegó a Culiacán, Sinaloa, en 1942 a la edad de 26 años.
Por su carácter abierto y jovial, muy pronto logró relacionarse con las principales familias de agricultores de la región.
El noroeste del país por aquellos años empezaba a repuntar.
Al generarse fuertes inversiones de infraestructura agroindustrial con la construcción de presas y canales de riego.
De tal suerte que los terratenientes de la zona vieron incrementados sus ingresos en gran medida.
Es así que iniciaron inversiones en diversos negocios en la capital del estado.
Así como la construcción de sus propias residencias al borde del nuevo paseo urbano o malecón en la ribera del río Tamazula.

El joven Artigas, por su ingenio para el diseño, fue el encargado de proyectar casas y edificios para esa burguesía local.

Al incrementarse los encargos se asoció con los ingenieros arquitectos, Germán Benítez y Fernando Best.
Dicha triada lograría consolidarse al grado de ser los principales introductores de la modernidad arquitectónica en la ciudad.
Múltiples casas habitación, edificios de oficinas y de comercio, fábricas y agencias de autos.
Fueron algunas de las tipologías realizadas por estos arquitectos hasta 1948, cuando Artigas emigró de Sinaloa.
Su aportación fue innegable, y todavía hoy es posible admirar la casa de la familia Zaragoza y otras sobre el malecón.
Y el sobresaliente edificio de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (CAADES).
Texto: Mario Haroldo Robles

Torre Tres Afluencias

Imágenes de Culiacán

La Torre “Tres Afluencias” es un edificio para renta de oficinas, propiedad de Inmobiliaria Tres Afluencias, S. de R.L. de C.V.
Fué edificado en una superficie de 3,482 metros cuadrados de terreno.
Ubicado en Blvd. Alfonso Zaragoza Maytorena Num. 1780 en el Desarrollo Urbano Tres Ríos en Culiacán, Sinaloa.

Imágenes de Culiacán
Torre Tres Afluencias

Con 33,713.76 metros cuadrados de construcción, lo hace el edificio con mayor volumen construido de Sinaloa en su tipo.

Se inauguró el 31 de agosto de 2016. La inversión fué de 450 millones de pesos antes.
Tiene una altura de 66.5 metros desde el nivel de calle.
Se compone de 14 niveles: Planta Baja, Planta Alta, 4 niveles de estacionamiento con 291 cajones.
7 niveles para renta de oficinas y 1 nivel mixto con salones ejecutivos.
Además de un sótano de estacionamiento adicional con 91 cajones, exclusivo para arrendatarios y helipuerto.
En total tiene 382 cajones y 26 para motocicletas.

Servicios integrales

127 locales le permite atender las necesidades de renta del cliente.
Desde 50 metros cuadrados hasta pisos completos de 1,537 metros cuadrados.

Su sistema de arrendamiento todo incluido implica que en el pago de la renta se incluye:
Consumo de agua, electricidad, seguridad, estacionamiento, aire acondicionado, mantenimiento y limpieza de áreas comunes.
Los terminados de obra que ofrece, hacen que los costos de acondicionamiento de los espacios sean mas bajos que en otras opciones.
Es un edificio inteligente que incorpora tecnología de vanguardia que le permite automatizar todos sus procesos de operación.
A la vez que maximiza la funcionalidad, confort y seguridad de sus ocupantes y visitantes.
Texto: Lic. Martín Pacheco

Tutorial de Fotografía HDR con Mario Carvajal

Casa Ley Rubí

Imágenes de Culiacán

Pocas personas pueden hablar del éxito empresarial como lo puede hacer Juan Manuel Ley López.
Su nombre es reconocido no sólo en Culiacán, sede del corporativo que lleva su apellido, sino por todo el País.
Ha presidido por más de cuatro décadas a una de las empresas familiares con mayor posicionamiento de mercado.
Partícipe de una industria en la que la competencia exige ser un líder.
Con clara visión de futuro, pero con amplio conocimiento de las oportunidades presentes.

Imágenes de Culiacán
Casa Ley Rubí

Historia de Casa Ley

Su historia es la de un heredero de la cultura del trabajo.
Del esfuerzo como herramienta esencial para hacer realidad sus sueños.

Expresa con satisfacción, que sus numerosos logros en el ámbito empresarial son producto de la labor ardua.
De la constancia, notoria fortaleza del hombre de negocios que es.
Ley López no oculta su herencia oriental, sus facciones evidencian la ascendencia China.
Del que también heredó su primer nombre, del que recibió los primeros consejos sobre negocios.
Y quién le plasmó la filosofía que lo ha llevado a multiplicar el valor de la empresa.
La filosofía Ley consiste en la disciplina en el trabajo.
Ser incansable, hacer de la constancia una forma de vida.
No claudicar en la búsqueda de la meta deseada, y perseverar siempre para lograr el éxito.

El inicio

Ley López recordó los inicios de la familia.
Cuando establecidos en Durango iniciaron el proyecto comercial que años después traerían a Culiacán.

“La historia de nuestra de familia en los negocios inicia desde que mi papá se casó.
Se fue a vivir a Tayoltita, Durango, allá vivió toda una época de mucho esfuerzo y mucho trabajo.
Tuvo una tienda, La Surtidora, hasta que en 1948 le quitaron lo que tenía por un incidente muy lamentable.
Trató de recuperarlo pero a fin de cuentas no pudo hacerlo del todo.
Así que en 1954 decidimos venirnos de Tayoltita a Culiacán”, recordó.
Establecimiento
“Aquí en Culiacán iniciamos una nueva aventura a través de la tienda que pusimos por la Rubí.
Era un changarrito que se lo compramos a la familia Meda.”
Platicó cómo se presentó la oportunidad de establecerse Culiacán.
Luego que Don Juan Ley Fong, explorara opciones por diversas ciudades.
El dueño era amigo de nosotros que tenía sangre oriental, Antonio Meda.
El vivía en Mazatlán y aquí su hermana Elvira manejaba esa sucursal.
La compañía se llamaba Distribuidora de Comerciantes en Pequeño.
El señor no estaba muy contento con los resultados y nos ofreció el local ese”, dijo.

Primera tienda

Narró la circunstancia que se le presentó para llegar a establecerse como comerciantes en la ciudad.
Al adquirir la tienda que luego se llamaría Casa Ley.

“Le compramos la existencia de mercancias que tenía, el local era rentado y al tiempo se los compramos.
En 1954 nos costó el inventario 187 mil pesos.
Se los pedimos prestados al Banco Occidental de México de Mazatlán.
Se los pagamos en su momento y ahí empezó la historia de estar desarrollándonos aquí en Culiacán.
Pusimos después una sucursal en Guamuchil y otra sucursal en Culiacán.
Teníamos tres tiendas cuando mi papá nos dejó”, expresó.
La evidencia muestra que el éxito comercial de Casa Ley fue desde su inicio la calidad en el servicio.
Y con la visión de Juan Manuel, al asumir los destinos de la empresa, se forjó el corporativo que es hoy.
Nace el emporio
En 1970, la empresa inició con el formato de supermercado.

Formula del éxito

Juan Manuel Ley asegura que el éxito que ha obtenido, es resultado del esfuerzo constante y la perseverancia.
“Creo que en el tema del exito empresarial no existen muchas cosas que se puedan aconsejar.
Creo que si una persona tiene deseos de llevar a cabo una empresa del tipo que sea sea.
Si se dedica a trabajar, si quiere hacer el esfuerzo necesario y tiene constancia, lo va a lograr.
El esfuerzo en el trabajo es lo que da todas las herramientas para que tengas éxito”, resaltó.
Fuente: Periódico Noroeste 03/09/2012

Edificio de El Colegio de Sinaloa

Imágenes de Culiacán

Imágenes de Culiacán
Edificio de El Colegio de Sinaloa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *