Jardín Botánico “El Charco del Ingenio” en San Miguel de Allende

Miguel Angel Victoria Fotógrafo

A finales de los años 80 un grupo de ciudadanos sanmiguelenses decidieron reunirse y discutir distintos temas de interés –en términos de lo común-, coincidiendo que ante la ola de promoción de San Miguel de Allende, por parte de autoridades locales y algunos personajes del incipiente sector empresarial como un producto turístico, se correría el riesgo de detonar en la ciudad una serie de acciones derivadas de la avaricia, mismas que limitarían el deleite de distintos espacios comunes y públicos hacia la población local. Lo anterior provocó que César Arias, Federico Gama, Leopoldo Estrada entre otros, llevarán a cabo acciones de recaudación de fondos y búsqueda de alianzas para lograr crear la asociación civil El Charco del Ingenio, adquiriendo la propiedad que hoy en día lleva el mismo nombre.

El Jardín Botánico El Charco del Ingenio es un proyecto de 67 hectáreas ubicado en la zona oriente de la ciudad de San Miguel de Allende.

El sitio es un recinto y santuario para diversas especies de flora y fauna.

El sitio recibe su nombre derivado de dos elementos que se encuentran en su interior, mismos que representan la oportunidad de conocer cómo surge la entonces Villa de San Miguel, hoy San Miguel de Allende en honor al héroe nacional (Ignacio Allende) nacido aquí. En el fondo de la cañada que divide al sitio se encuentra un manantial (la poza del Chan), al cual desde tiempos inmemorables asistían distintas personas para bañarse, dicho manantial era conocido como “el charco”. Por otra parte, cercano al manantial existen los vestigios de lo que se conoce como el primer molino del continente americano, el cual data de 1561, dicha estructura además de moler hacía funcionar un mecanismo incipiente que servía para golpear lana que se obtenía de la trasquila de borregos en la zona, dicha acción daba por nombre al molino de batán, ya que abatanaba. Es así como durante el siglo XVI que toda obra industrial que utilizara la fuerza del agua para generar energía era conocida como un “ingenio”. Es así como derivado de los dos elementos que se encuentran en el sitio que la zona ya era referencia desde el siglo XVI como El Charco del Ingenio.
Después de cerca de 25 años de iniciar actividades, hoy en día es un proyecto de conservación reconocido en la región.

Además, por la diversidad de las plantas que integran la colección botánica, actualmente El Charco del Ingenio resguarda la colección botánica de suculentas más grande del país.

Las actividades iniciales del proyecto consistieron en conocer a mayor profundidad el terreno y caracterizar lo que en él existía, así también con la ayuda de diferentes especialistas y naturalistas se logró echar a andar una serie de acciones de conservación de suelos que permitieran fortalecer la estructura y función del sitio. Es entonces cuando personas como Jaime Ocampo y Miguel Maya se involucran para buscar hacer realidad el sueño de generar un espacio comunitario de conservación ambiental basado en las características socio culturales de la población local.
Desde el momento en que se llevan a cabo las acciones de cercado y conservación de suelos, a la par se lleva a cabo un esfuerzo por construir una plaza que sea apropiada por los distintos sectores de la comunidad. Es en ese momento cuando los Arquitectos de paisaje Enrique Pliego y Cabeza de Vaca se involucran para desarrollar el concepto y la construcción de la Plaza de los Cuatro Vientos, réplica de un códice tolteca-chichimeca, el cual describe la cosmovisión de las civilizaciones originarias en relación al territorio. La Plaza de los Cuatro Vientos fue una carrera a contra reloj, ya que se deseaba contar con su totalidad construida y llevar a cabo su inauguración durante el eclipse total de sol ocurrido el 11 de julio de 1991. Una vez llegada la fecha tan esperada, se logro contar con la participación y bendición de distintas mayordomías de ascendencia indígena, quienes ante la experiencia vivida deciden que en el sitio sea colocada una cruz de conquista, sacralizando de esta manera el sitio y transformando el espacio en un centro ceremonial. La actividad celebrada durante aquel eclipse total de sol refrendó entre los diferentes asistentes y grupos tradicionales una unión, misma que detonó un compromiso por la preservación de las tradiciones y los distintos espacios simbólicos .
Alrededor de 1993 llega a San Miguel de Allende Charles Glass, cactófilo de reconocimiento internacional, quien al conocer al grupo de sanmiguelenses iniciadores de El Charco del Ingenio, así como de sus intenciones por contar con una colección botánica de suculentas, resultó en su decisión determinante de retirarse en San Miguel de Allende y emprender una aventura de recorrer el país en búsqueda de plantas, así como de generar distintos procesos para la transferencia de conocimiento.

Como resultado de las acciones de conservación, ha recibida la certificación como Área Natural Protegida Voluntaria por parte de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP)

Actualmente, El Charco del Ingenio no es solamente un jardín botánico, sino que se ha transformado en la colección botánica de suculentas más grande e importante del país,pero más importante tal vez, es que es concebida como un proyecto comunitario de resistencia biocultural, debido que por una parte es a través de su Consejo Ciudadano la manera que distintas personas de la sociedad civil asumen la representación legal del proyecto, dando de esta manera que si bien el sitio resulta en una propiedad privada, no dejan de ser los ciudadanos quienes le imprimen las características de interés público, y para lo cual se asume un profundo compromiso de reguardar lo público y los bienes comunes.
Actualmente los objetivos de El Charco del Ingenio son la conservación de flora y fauna, la educación para la sustentabilidad y la investigación científica. Si bien el énfasis del proyecto ha sido el jardín botánico, la necesidad de llevar a cabo acciones de gestión y manejo nos ha hecho voltear a ver experiencias de un enfoque ecosistémico, derivando en un sinfín de aprendizajes que resultan pertinentes y apropiados para el sitio.
La existencia de cuatro hábitats (matorral xerófilo norte y sur, humedal y la cañada) dentro de la propiedad ha obligado a profundizar en las interacciones ecológicas de las distintas especies que coexisten, de manera que con frecuencia se cuenta con estadías de representantes de distintas instituciones académicas del país, logrando con ello una colaboración enriquecedora, ya que las personas realizando su estadía logran cumplir con los requisitos académicos, así como contribuir a la generación de conocimiento científico para el jardín botánico, mismo que es incorporado en las acciones de educación para la sustentabilidad.
Derivado de los esfuerzos por desarrollar conocimiento científico se cuenta con una incipiente Unidad de Ciencias, siendo un espacio integrado por una oficina del departamento de curaduría, área de estadías, laboratorio y herbario, dicho espacio es también compartido por el equipo de propagación dadas las actividades compartidas que se llevan a cabo.

Derivado de los primeros 25 años como sociedad civil organizada, nos encontramos ansiosos por emprender las acciones de conocimiento y defensa de nuestro bienes comunes, y con solidaridad y sensibilidad seguiremos los años posteriores buscando contar con un mundo más incluyente y respetuoso del entorno.

Las actividades de propagación se han enfocada a la reproducción con por técnicas convencionales de 167 especies de nuestra colección y que se encuentran en alguna categoría de riesgo según la NOM 059-2010/SEMARNAT. Dicha propagación es con el objetivo de poder proveer a coleccionistas de especímenes con legal procedencia, así como de generar un intercambio genético entre los diferentes jardines botánicos miembros de la Asociación Mexicana de Jardines Botánicos.
Actualmente se busca generar mayores oportunidades de colaboración con distintas universidades del país, de manera que se logre actualizar información del sitio, así como ir generando distintas líneas de investigación que resulten de interés mutuo. Así también el explorar las oportunidades que fortalezcan las capacidades de comunicación ambiental, ya que se considera altamente necesario las acciones de divulgación de la ciencia, o lo que de manera focalizada llamamos “democratización del conocimiento”.
En el Jardín Botánico y Área Natural Protegida Voluntaria El Charco del Ingenio, consideramos que existen muchos retos, mismo que se vislumbran debido al drástico cambio de los ecosistemas en el mundo entero, así como las políticas neoliberales que a pesar de la devastación del mundo natural no han sido capaces de sentar las bases para la protección de los bienes comunes, es decir, de todo el mundo natural como hoy lo conocemos.

Mario Arturo Hernandez Peña

Texto: Mario Arturo Hernandez Peña

Director General del Jardín Botánico "El Charco del Ingenio"

elcharcodireccion@gmail.com

Realidad Virtual (VR)

Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual

DALE CLICK A LA IMAGEN
DALE CLICK A LA IMAGEN

No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual !

¡ Suscríbete !

Recibe las mejores fotos en tu correo

Pequeño Planeta

Jardin Botanico El Charco del Ingenio
Jardin Botanico El Charco del Ingenio

Como se hizo este Tour Virtual

El equipo utilizado para realizar este tour fue el siguiente:

  • Cámara Nikon D800
  • Lente Sigma 8 mm ojo de pez
  • Rótula Nodal Ninja NN4
  • Trípode Manfrotto 190
  • Disparador remoto

El software de procesado de esta imagen fue:

  • Lightroom para procesar los archivos RAW
  • PTGui para realizar el cosido de la imagen
  • Photoshop para ajustes generales y locales
  • PanoTour Pro para la generación del tour virtual
En compañía de Cristian Ramírez del Consejo Turístico de San Miguel Allende estuvimos una fría mañana de febrero visitando el Jardín Botánico El Charco del Ingenio, donde muy amablemente su director general, el maestro Mario Arturo Hernández Peña nos explico los trabajos que llevan a cabo en materia de educación e investigación sobre la conservación de la flora y la fauna. La fotografía de jardines botánicos son una oportunidad de aprender y reflexionar sobre la importancia de cuidar la naturaleza.

¿Te gustaría usar este tour virtual en tu sitio web?

¡Buenas noticias! Tú puedes usar ahora mismo este tour virtual para tu sitio web sin necesidad de pedir permiso. ¿Por qué? Porque ha sido licenciada bajo "Creative Commons – Reconocimiento 4.0 Internacional", un tipo de licencia que te permite:

  • Compartir - copiar, distribuir, ejecutar y comunicar públicamente la obra
  • Hacer obras derivadas
  • Hacer un uso comercial de esta obra

Solo te pedimos que para usarla, asignes los créditos correspondientes de la siguiente forma:

"Jardin Botanico El Charco del Ingenio, Fotografía (cc): Miguel Angel Victoria"

Puedes copiar el siguiente código y pegarlo en tu sitio web:

Licencia de Creative Commons
Jardin Botanico El Charco del Ingenio por Miguel Angel Victoria está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional .Creado a partir de la obra en https://s3.amazonaws.com/sinaloa360/el-charco-del-ingenio/index.html.Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://www.sinaloa360.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *