Plaza de la Victoria

Miguel Angel Victoria Fotógrafo

EL MONUMENTO A LOS HEROICOS DEFENSORES DE LENINGRADO
Cuando los nazis invadieron a la Unión Soviética, en Moscú sabían que se enfrentaban a una guerra de aniquilación.
El 8 de septiembre de 1941, la Wehrmacht llegó a Leningrado, hoy San Petersburgo, Adolf Hitler sabía que no podría controlar a los 3 millones de habitantes y dio la orden de montar un asedio total que liquidara a la población mediante el bombardeo, el fuego de artillería, el hambre y el frío.

Durante el sitio de Leningrado murieron más de un millón de soldados del Ejército Rojo, similar cifra entre civiles, contando los 400 mil que perecieron durante las evacuaciones.

Durante el sitio de Leningrado murieron más de un millón de soldados del Ejército Rojo, similar cifra entre civiles, contando los 400 mil que perecieron durante las evacuaciones.
El bloqueo duró 2 años, 4 meses y 19 días.
A la hambruna debió sumársele los inviernos más crudos, que arrasaron con miles de personas que no pudieron tolerar los 30 grados bajo cero.
La ciudad no tenía combustible para calefaccionar a la población que, además, apenas tenía una ración mínima de pan que se fue reduciendo con el paso del tiempo, y terminó siendo de 300 gramos para los obreros, 250 para empleados y 125 para niños, ancianos y no trabajadores.
Los sitiados resistieron como pudieron a esta invasión apocalíptica y nunca estuvieron dispuestos a dejar que la bandera nazi flameara sobre sus edificios.
Para conmemorar el 30º aniversario del fin de la Gran Guerra Patria, como se llama en Rusia a la Segunda Guerra Mundial, los arquitectos Sergey Speranskiy y Valentin Kamenskiy ganaron el concurso para diseñar el Monumento a los Heroicos Defensores de Leningrado, materializado con las esculturas de Mikhail Anikushin.
El complejo inaugurado en 1975 tiene como pieza principal un obelisco de 48 metros de altura, que se levantan ante dos colosales estatuas de un soldado y un obrero.

A ambos lados de la escalinata las esculturas reflejan el trabajo heroico de hombres y mujeres, civiles y militares, que mantuvieron en pie a la ciudad durante los más de 900 días de asedio nazi.

A ambos lados de la escalinata las esculturas reflejan el trabajo heroico de hombres y mujeres, civiles y militares, que mantuvieron en pie a la ciudad durante los más de 900 días de asedio nazi.
Se destacan las representaciones de las emotivas despedidas de una madre con su hijo que parte al frente de batalla, y una niña aferrada a su padre.
Pueden distinguirse también a las mujeres trabajando en la fundición de municiones y un grupo de  hombres cargando un riel, bien para barricadas o bien para mantener abierta la única línea ferroviaria que mantenía a la ciudad conectada con el resto del país.
Pueden distinguirse también a las mujeres trabajando en la fundición de municiones y un grupo de  hombres cargando un riel, bien para barricadas o bien para mantener abierta la única línea ferroviaria que mantenía a la ciudad conectada con el resto del país.
El centro está ocupado por una escultura de seis figuras fantasmagóricas que reflejan el peor padecimiento de los sitiados.
Una madre carga el cuerpo inanimado de su hijo, mientras un soldado intenta mantener en pie a una abuela sin fuerzas ya para caminar, al mismo tiempo que otra mujer los mira desde el piso como pidiendo ayuda mientras sujeta a una de las miles de víctimas de la hambruna.
Alrededor, escudos y medallas acompañados por llamas eternas, presentan los respetos de toda la Unión Soviética a los heroicos resistentes.
Allí se puede ingresar a un gran salón dedicado al sitio de Leningrado que vale la pena visitar.
Dos murales hechos en mosaicos muestran el inicio del sitio y su fin.

“El sitio de 1941” muestra a los voluntarios partiendo al frente mientras las mujeres trabajan en las fábricas de la ciudad.

“El sitio de 1941” muestra a los voluntarios partiendo al frente mientras las mujeres trabajan en las fábricas de la ciudad.
También se encuentra el retrato de Dmitry Shostakovich, autor de la Sinfonía Nº 7, dedicada a glorificar la resistencia de Leningrado ante el fascismo.
Del otro lado del hall se encuentra “Victoria”, el panel que muestra a los soldados volviendo del frente en medio del júbilo y alivio de los ciudadanos.
En el centro del salón hay una maqueta donde puede verse realmente como fue que los nazis aislaron a la ciudad con la ayuda de sus aliados españoles y finlandeses.
En las vitrinas pueden  se encuentra la Crónica del Sitio de Leningrado y el Libro de la Memoria, hechos en páginas de bronce que describen los eventos que padecieron en la ciudad entre 1941 a 1944.
También pueden encontrarse objetos, documentos y archivos fílmicos.
El sobrecogedor clima se completa por el sonido incómodo de un metrónomo, muy similar a los que se utilizan para estudiar música.
En los años del sitio, la radio transmitía un tempo muy lento que significaba que no había riesgo inminente de ataques áreos de la Luftwaffe.
Una aceleración del ritmo significaba que el enemigo se acercaba a la ciudad.
Durante 900 días, los habitantes de la actual San Petersburgo, vivían pendientes de ese sonido para saber cuán rápido se aproximaba la muerte.

Realidad Virtual (VR)

Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual

DALE CLICK A LA IMAGEN
DALE CLICK A LA IMAGEN

No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual !

¡ Suscríbete !

Recibe las mejores fotos en tu correo

Pequeño Planeta

Plaza de la Victoria
Plaza de la Victoria

Galería Fotográfica

Como se hizo este Tour Virtual

El equipo utilizado para realizar este tour fue el siguiente:

  • Cámara Nikon D800
  • Lente Sigma 8 mm ojo de pez
  • Rótula Nodal Ninja NN4
  • Trípode Manfrotto 190
  • Disparador remoto

El software de procesado de esta imagen fue:

  • Lightroom para procesar los archivos RAW
  • PTGui para realizar el cosido de la imagen
  • Photoshop para ajustes generales y locales
  • PanoTour Pro para la generación del tour virtual

¿Te gustaría usar este tour virtual en tu sitio web?

¡Buenas noticias! Tú puedes usar ahora mismo este tour virtual para tu sitio web sin necesidad de pedir permiso. ¿Por qué? Porque ha sido licenciada bajo "Creative Commons – Reconocimiento 4.0 Internacional", un tipo de licencia que te permite:

  • Compartir - copiar, distribuir, ejecutar y comunicar públicamente la obra
  • Hacer obras derivadas
  • Hacer un uso comercial de esta obra

Solo te pedimos que para usarla, asignes los créditos correspondientes de la siguiente forma:

"Plaza de la Victoria, Fotografía (cc): Miguel Angel Victoria"

Puedes copiar el siguiente código y pegarlo en tu sitio web:

Licencia de Creative Commons
Plaza de la Victoria por Miguel Angel Victoria está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional .Creado a partir de la obra en https://sinaloa360.s3.amazonaws.com/plaza-de-la-victoria/index.html.Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://www.sinaloa360.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *