Puente de Carlos

Miguel Angel Victoria Fotógrafo

El lugar donde hoy se ubica el Puente de Carlos estuvo ocupado por el Puente de Judith entre finales del s.XII y 1342, año en que fue derribado por una inundación.
Para sustituir al antiguo puente románico, el emperador Carlos IV contó con el arquitecto Peter Parler, quien ya dirigía la construcción de la Catedral de San Vito.
El propio emperador colocó la primera piedra en julio de 1357, aunque las obras no finalizarían hasta 1402.
El nuevo puente, de estilo gótico y con una longitud de más de 500 m., fue conocido como “Puente de Piedra” o “Puente de Praga” hasta 1870, cuando fue rebautizado como “Puente de Carlos”.

Durante más de cuatro siglos este puente fue la única conexión entre las dos orillas del Moldava, así que su resistencia era de vital importancia.
Desde el día de su inauguración hasta hoy, al menos cinco grandes inundaciones lo han puesto a prueba.

Durante más de cuatro siglos este puente fue la única conexión entre las dos orillas del Moldava, así que su resistencia era de vital importancia.
Desde el día de su inauguración hasta hoy, al menos cinco grandes inundaciones lo han puesto a prueba.
Aunque algunas de ellas obligaron a reconstruir varios de sus pilares y arcos, lo cierto es que el puente ha sobrevivido manteniendo gran parte de su estructura original intacta.
Tampoco las guerras ni el tránsito de todo tipo de vehículos (prohibido desde 1965) han podido con él.
Desde 1992 forma parte del conjunto histórico de Praga declarado Patrimonio de la Humanidad.
Hay dos leyendas muy populares que hacen referencia a la construcción del puente.
Una de ellas dice que Carlos IV pidió asesoramiento a astrólogos y numerólogos, quienes determinaron que la primera piedra debía ser colocada en 1357, exactamente el 9 de julio a las 5:31.
Esta fecha puede leerse como 135797531, un número capicúa formado por cifras impares ordenadas (del 1 al 9 y del 9 al 1) que, según ellos, favorecería la resistencia del puente.
La otra leyenda cuenta que al mortero usado en la construcción se le añadieron huevos para mejorar la calidad de la argamasa.
Aunque un estudio de 2008 parecía confirmar esta leyenda, una posterior investigación lo desmintió.
Sea como fuere, el puente sigue en pie. Eso es seguro.
A lo largo del puente de Carlos se pueden contemplar 30 estatuas barrocas.
La mayoría fueron creadas entre 1683 y 1714 y son obra de grandes artistas de Bohemia, como Matthias Braun, Jan Brokoff o sus dos hijos: Michael y Ferdinand Brokoff.
Casi todas representan a los santos más venerados de la República Checa, aunque unas pocas hacen referencia a pasajes bíblicos.
La estatua original más antigua del puente (1683) es la de San Juan Nepomuceno, patrón de Bohemia y protector contra calumnias e inundaciones.
Entre los turistas es tradición tocar el relieve del santo o de la cruz de bronce en la base y pedir un deseo.
Otra escultura muy popular es la de la Crucifixión y el Calvario.
De hecho, hacia 1361 una cruz de madera fue la primera decoración del puente.
Sin embargo, el paso del tiempo y las inundaciones obligaron a reemplazarla en numerosas ocasiones.
La cruz actual es de 1657 y las últimas figuras del conjunto fueron añadidas en 1861.
Y un último apunte: muchas de las esculturas son réplicas. Las originales se encuentran repartidas entre el Lapidarium del Museo Nacional y las casamatas de Vyšehrad, donde vimos 6 de ellas.
Una buena idea para descubrir Praga es hacerlo de la mano de un guía español es apuntarte al tour del Barrio del Castillo (incluye el Puente de Carlos) o al tour por la Ciudad Vieja, que incluye el barrio judío.
Duran 3h, rondan los 15€ y se pueden hacer en el mismo día (mañana y tarde).

En los extremos del Puente de Carlos podemos encontrar tres torres: una en lado de la Staré Město (Ciudad Vieja) y dos en Malá Strana (“Lado Pequeño”).
Sus nombres oficiales, de hecho, hacen referencia a su ubicación: Staroměstská mostecká věž y Malostranské mostecké věže respectivamente.

En los extremos del Puente de Carlos podemos encontrar tres torres: una en lado de la Staré Město (Ciudad Vieja) y dos en Malá Strana (“Lado Pequeño”).
Sus nombres oficiales, de hecho, hacen referencia a su ubicación: Staroměstská mostecká věž y Malostranské mostecké věže respectivamente.
La Torre de la Ciudad Vieja, una obra maestra del gótico, es de la misma época que el Puente de Carlos (s.XIV) y fue parte del diseño de Peter Parler. Nosotros la visitamos por dentro y, además de poder ver pequeñas exposiciones sobre su construcción, lo más interesante son las vistas, tanto del puente y el castillo como de la Ciudad Vieja.
Las Torres del lado de Malá Strana están conectadas por un puente y son muy diferentes entre sí. La más pequeña es contemporánea del desaparecido Puente de Judith (s. XII) y combina el estilo románico de sus orígenes con el estilo renacentista de su última gran remodelación (1591). La torre grande es de 1464 y fue construida en estilo gótico tardío siguiendo el diseño del Puente de Carlos y la torre del lado opuesto. La entrada incluye exposiciones, además de las vistas desde lo más alto de la torre grande y desde la galería que une ambas construcciones.
Una buena idea es buscar una vista panorámica elevada, lo cual no es muy difícil en la “ciudad de las 1000 torres”.
Además de las dos torres del puente, que sin duda son las mejor posicionadas para este propósito, el Puente de Carlos puede verse desde lugares como la colina del castillo (especialmente si subes a la torre de la Catedral de San Vito) o la colina de Petřín.
En esta colina subimos a la torre de observación de Petřín, una especie de Torre Eiffel de 60 m desde donde se ve toda Praga.
Eso sí, hace falta un teleobjetivo o unos prismáticos para ver el puente con detalle.
Una última sugerencia para visitar el Puente de Carlos es tomar alguno de los muchos barcos que navegan el río Moldava y pasan por debajo.

Planeta Pequeño

Puente Carlos
Puente Carlos

Galería Fotográfica

Como se hizo este Tour Virtual

El equipo utilizado para realizar este tour fue el siguiente:

  • Cámara Nikon D800
  • Lente Sigma 8 mm ojo de pez
  • Rótula Nodal Ninja NN4
  • Trípode Manfrotto 190
  • Disparador remoto

El software de procesado de esta imagen fue:

  • Lightroom para procesar los archivos RAW
  • PTGui para realizar el cosido de la imagen
  • Photoshop para ajustes generales y locales
  • PanoTour Pro para la generación del tour virtual

¿Te gustaría usar este tour virtual en tu sitio web?

¡Buenas noticias! Tú puedes usar ahora mismo este tour virtual para tu sitio web sin necesidad de pedir permiso. ¿Por qué? Porque ha sido licenciada bajo "Creative Commons – Reconocimiento 4.0 Internacional", un tipo de licencia que te permite:

  • Compartir - copiar, distribuir, ejecutar y comunicar públicamente la obra
  • Hacer obras derivadas
  • Hacer un uso comercial de esta obra

Solo te pedimos que para usarla, asignes los créditos correspondientes de la siguiente forma:

"Puente Carlos, Fotografía (cc): Miguel Angel Victoria"

Puedes copiar el siguiente código y pegarlo en tu sitio web:

Licencia de Creative Commons
Puente Carlos por Miguel Angel Victoria está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional .Creado a partir de la obra en https://sinaloa360.s3.amazonaws.com/puente-carlos/index.html.Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://www.sinaloa360.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *