“El Puente Negro” en Culiacán, Sinaloa

Miguel Angel Victoria Fotógrafo

Una veintena de notas publicadas por el periódico El Monitor de Sinaloa en 1908, y recogidas recientemente por La Crónica de Culiacán, narra la construcción del Ferrocarril Sur Pacífico, obra profundamente ligada al Puente Negro, icono de la ciudad.
El 29 de abril de 1908, el periódico El Monitor de Sinaloa anunció que el señor Greene, contratista de la empresa estadounidense Southern Pacific Rail Road Co., requería 250 trabajadores para las obras ferrocarrileras que se ejecutarían en Culiacán: “Diariamente se les rayará UN PESO”, publicó el rotativo.
El Gobernador Francisco Cañedo clavaría el último riel de la vía usando “un clavo de plata maciza manufacturado en la joyería del señor Francisco Alvarado Bórquez”, un metal a la altura de la inauguración que se avecinaba.

El Ferrocarril Sur Pacífico (más tarde Ferrocarril del Pacífico) se convirtió en la obra más importante para Culiacán a principios del Siglo 20, época en la que el Presidente Porfirio Díaz promovió la red ferroviaria en México.

El Puente Negro se convirtió desde entonces en un emblema de la ciudad, porque fue el punto de unión comercial entre la frontera de Estados Unidos con algunas ciudades del Pacífico mexicano.

La construcción del Puente Negro inició en 1907, sin embargo, fue hasta el siguiente año que se inauguró cuando la primera locomotora cruzó sus resistentes durmientes.
El Puente Negro se convirtió desde entonces en un emblema de la ciudad, porque fue el punto de unión comercial entre la frontera de Estados Unidos con algunas ciudades del Pacífico mexicano.
“El Puente Negro nació con muy buena suerte porque se convirtió en un lugar emblemático de Culiacán (por la época en la que fue construido). En 1907 llegó la Punta de Fierro (vías) y de aquí de Culiacán siguió hacia el sur, pero estalló la Revolución Mexicana en 1910 y se suspendieron las obras”, relata el historiador Herberto Sinagawa Montoya.
“En ciertos casos se continuaron los trabajos pero a ritmo más lento, de tal manera que la Punta de Hierro llegó a Guadalajara hasta 1927, 20 años después de que llegó a Culiacán”.
Un recopilación de notas de El Monitor, recogidas por La Crónica de Culiacán (archivo histórico del Ayuntamiento de Culiacán a cargo del historiador Adrián García Cortés), da muestra de lo que ocurrió entre abril y julio de 1908 en la capital de Sinaloa, cuando llegó la primera locomotora de vapor alimentada con leña. El Ferrocarril Sur Pacífico transformó la vida social, “conmovió hondamente las viejas costumbres” (nota 8 de julio) y convirtió a la ciudad en punto comercial clave en el noroeste del Pacífico mexicano, al unirla con Guaymas, Sonora al norte, y al sur con Mazatlán, Tepic y Guadalajara.
No hay datos precisos sobre el número de trabajadores que requirió la obra, pero en un recorrido que hizo El Monitor (nota 4 de junio), constató que “a tres kilómetros de distancia (de Tierras Blancas) había el Camino General No. 1 compuesto de 30 ó 40 carros de campaña y como 200 carpas para los peones, 100 carros y plataformas para el transporte de material de construcción y cerca de 2 mil trabajadores”. “La Rayadora”, el furgón que se encargaba de pagar salarios, aparecía cada 40 días, y aunque la mayoría de los obreros ganaba un peso diario, los peones de la Punta de Fierro percibían el doble.
En Vinolitos, a unos ocho kilómetros al suroeste de Pericos, se instaló una miniciudad con vagones habitados por familias de los trabajadores, cada uno con dos departamentos de cocina (servidos por chinos), dos oficinas telegráficas, un comedor y una oficina para el jefe de los trabajos.
“De uno a otro campamento hay un continuo tráfico de trabajadores de diversas nacionalidades, chinos y manchurianos (norte de China), y salen constantemente carros cargados de pacas de avena y cebada, carros con materiales, tanques llenos de agua para abastecer a los demás campos (El Monitor, 2 de junio)”.
En un campo había 64 furgones pertenecientes al sistema ferrocarrilero Harriman, procedentes de diversas líneas entre ellas Cananea Río Yaqui y Pacífico, Southern Pacific, Western Pacific, Ferrocarril de Sonora y Houston, Texas.
Trabajadores mexicanos, americanos, negros, chinos y japoneses construían más rieles y el sistema de telégrafos de la Cananea Río Yaqui avanzaba conforme a la línea.
¡Llega el tren!

“A la 1:30 de la tarde de hoy llegó frente a la ciudad, al lugar denominado Las Juntas, la primera locomotora del ferrocarril Pacífico del Sur Mexicano”, publicó El Monitor el 29 de junio de 1908, en medio de una inmensa expectación.

“A la 1:30 de la tarde de hoy llegó frente a la ciudad, al lugar denominado Las Juntas, la primera locomotora del ferrocarril Pacífico del Sur Mexicano”, publicó El Monitor el 29 de junio de 1908, en medio de una inmensa expectación.
Debido a que el paso del río en carruajes no se pudo efectuar (por falta de vados), las cerca de mil personas que se habían concentrado a presenciar tan espectacular acontecimiento usaron un puente provisional que construía la empresa ferrocarrilera.
Un comité organizador de los festejos, presidido por Manuel Clouthier, hizo circular días antes avisos convocando a la población a adornar o iluminar los frentes de sus casas, “como manifestación de regocijo por tan memorable acontecimiento”.
El vicepresidente del comité era Severiano Tamayo; el tesorero, Ponciano Almada; el secretario, Julio G. Arce; y el prosecretario, Faustino Díaz, director del periódico El Monitor.
Otra comisión compuesta por Amado A. Zazueta, Canuto G. Jiménez y Juan N. Tamayo se ocupó de colectar fondos entre los comerciantes, empleados e industriales para los festejos. De la decoración se encargaron Tomás Salmón, Fortunato Escovar y Luis Diez Martínez, informó El Monitor.
Los comercios y los talleres suspendieron sus labores y repicaron las campana de las iglesias. La ceremonia de clavar el último riel de la línea se efectuó cerca de la huerta del señor Pomposo Verdugo, donde fue colocada una gran tienda de campaña y sillas para los asistentes, a quienes se les repartió barbacoa y cerveza.
Por la noche, un gran baile se celebró en la plazuela Rosales, la cual fue adornada e iluminada, mientras que el comité organizador anunciaba otra fiesta en el Teatro Apolo.
El día de la inauguración, Carlos López Portillo ofreció un discurso oficial, y Francisco Verdugo Fálquez pronunció otro cuando acabó el desfile de los charros del distrito.
Hubo quienes no creían lo que estaban viviendo, pero El Monitor adelantaba que “había qué preparase para la evolución que se acercaba a Culiacán, un sueño que se juzgaba irrealizable, dado lo difícil que resultaba realizar obras de esa magnitud”.

La ceremonia de clavar el último riel de la línea se efectuó cerca de la huerta del señor Pomposo Verdugo, donde fue colocada una gran tienda de campaña y sillas para los asistentes, a quienes se les repartió barbacoa y cerveza.

El Ferrocarril Sur Pacífico representaba “un raudal de progreso, que eso significan en los tiempos que corren los ferrocarriles”, destacó el periódico en una nota de junio.
Cae el Puente Negro
El 1 de mayo de 1908, El Monitor de Sinaloa advirtió el peligro que representaba la construcción un puente sobre el río Tamazula.
“Se ha levantado en el cauce del río, desde la margen derecha, un muro de arena que será rellenado de concreto a fin de resistir el empuje de las corrientes y conservar la estabilidad del puente. Se nos ocurre preguntar si esa obra, tal como se hace, no constituye un peligro para la ciudad de las grandes crecientes pluviales”, cuestionó.
Las inundaciones serían mayores y encauzar las corrientes por un estrecho canal podría provocar desbordamientos que destruirían los pueblos inmediatos, advertía el rotativo.
Nueve años más tarde, durante una inundación de 1917, el Puente Negro se vino abajo. Su estructura de mampostería no resistió los embates de la corriente y terminó cayendo.
“Se interrumpió el tráfico de trenes a partir del 18 de septiembre y sólo se reanudó tres meses después. Fue una ciudad en cuarentena, aislada e inmovilizada en su flujo y reflujo comercial. Cuando se hicieron las obras de reconstrucción, la ciudad respiró aliviada, recobrando su ritmo normal”, relató un cronista local.
Conoce su historia
*George Stranahan fue el ingeniero encargado de la construcción del Puente Negro y de las vías del Ferrocarril Southern Pacific, conocido en Culiacán como “Su paciencia”.
*La estructura del Puente Negro fue elaborada por una fundidora de San Francisco, California, a base de acero, misma que sirvió de modelo para elaborar más tarde el Puente Cañedo, considerado hermano del primero.
*En 1958, el Gobernador Gabriel Leyva Velázquez ordenó desmontar las estructuras de acero del Puente Cañedo y construir uno nuevo, que no tenía nada que ver con el diseño original.
*En 1960 llega a su fin el Ferrocarril Sur Pacífico.

Realidad Virtual (VR)

Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual

DALE CLICK A LA IMAGEN
DALE CLICK A LA IMAGEN

No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual !

¡ Suscríbete !

Recibe las mejores fotos en tu correo

Pequeño Planeta

Puente Negro en Culiacán, Sinaloa
Puente Negro en Culiacán, Sinaloa
Puente Negro en Culiacán, Sinaloa
Puente Negro en Culiacán, Sinaloa

Galería Fotográfica

Fotografía Panorámica

El Puente Negro
El Puente Negro
El Puente Negro
El Puente Negro
El Puente Negro
El Puente Negro

Cómo se hizo éste Tour Virtual

El equipo utilizado para realizar este tour fue el siguiente:

  • DJI Phantom 3 Professional Quadcopter
  • Phantom 3 4K Camera
  • 3 - Axis Gimbal
  • Cámara Nikon D800
  • Lente Sigma 8 mm ojo de pez
  • Rótula Nodal Ninja NN4
  • Trípode Manfrotto 190
  • Disparador remoto

El software de procesado de esta imagen fue:

  • Lightroom para procesar los archivos RAW
  • PTGui para realizar el cosido de la imagen
  • Photoshop para ajustes generales y locales
  • PanoTour Pro para la generación del tour virtual
Las imágenes de éste Tour virtual se hicieron durante dos etapas. La primera fue en los primeros minutos de luz del día y la segunda por la tarde cuando el sol empezaba a ocultarse. Para todos los que habitamos en Culiacán, el Puente Negro es un lugar icónico, que representa una de las épocas más importantes del desarrollo económico de la región al lograr comunicar la frontera con Estados Unidos con el centro del país. En muchas imágenes de postales y fotografías de bodas y quinceaños es uno de los lugares favoritos para llevarlas a cabo.
Al tener alto contraste en la medición de la exposición, ya que de un lado es mucho más luminoso al tener el sol de frente, las tomas las hice en bracketing y después en PTGui lleve a cabo una mezcla de exposiciones, con lo cual logré una exposición correcta en toda la imagen equirectangular.
esteban2-web
Piloto Profesional de Drones: Esteban Verdugo
https://www.facebook.com/dronebossmx
https://www.instagram.com/dronebossmx
droneboss@hotmail.com
cel (667) 2300572

¿Te gustaría usar este tour virtual en tu sitio web?

¡Buenas noticias! Tú puedes usar ahora mismo este tour virtual para tu sitio web sin necesidad de pedir permiso. ¿Por qué? Porque ha sido licenciada bajo "Creative Commons – Reconocimiento 4.0 Internacional", un tipo de licencia que te permite:

  • Compartir - copiar, distribuir, ejecutar y comunicar públicamente la obra
  • Hacer obras derivadas
  • Hacer un uso comercial de esta obra

Solo te pedimos que para usarla, asignes los créditos correspondientes de la siguiente forma:

"El Puente Negro en Culiacán, Sinaloa, Fotografía (cc): Miguel Angel Victoria"

Puedes copiar el siguiente código y pegarlo en tu sitio web:

Licencia de Creative Commons
El Puente Negro en Culiacán, Sinaloa por Miguel Angel Victoria está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional .Creado a partir de la obra en https://s3.amazonaws.com/sinaloa360/puente-negro/index.html.Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://www.sinaloa360.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *