Cerro de la Memoria en Los Mochis, Sinaloa

Miguel Angel Victoria Fotógrafo

Nadie puede pasar sin verlo y nadie puede llegar a Los Mochis sin hacerlo referencia del entorno.Ahí está. Vigilante y orgulloso de la ciudad que ha crecido a sus plantas.
Oteando los verdes campos del Valle del Fuerte.
A su lado ha transcurrido el pasado de pitahayas y montes para dar paso al presente de granos y prosperidad.
Es el Cerro de la Memoria. Guardián de los siglos que han transcurrido.

Testigo del tránsito del Cahita al español. Del caminar indígena hasta la fusión con la nueva cultura de los blancos. Del alegre y místico sonar del Ténabari Yoreme al apresurado y ruidoso paso de los Yoris por los nuevos caminos que hirieron sus montes para dar paso al progreso de estas tierras.

“Memorial Hill”, como le bautizaron los primeros colonos norteamericanos, porque ahí en su faldas sepultaron a sus primeros muertos. Banderacahui, como le conocieron antes los indios, con fundamento en su lengua cahita.
Hace mucho que ya no existe aquel faro que durante las noches era guía para viajeros y referencia para los barcos que surcaban las aguas cercanas del Mar de Cortez rasgando las vestiduras de la noche con una luz de esperanza que hacia brillar los divertidos ojos de los niños citadinos y rurales de aquellos tiempos.
Mas, hoy el viejo Cerro de la Memoria rejuvenece cada noche luciendo multicolor cientos de luces de las antenas de la comunicación que le coronan cual Rey Feo de aquellos carnavales que fueron deleite de pasadas generaciones.
Aquí está y aquí permanecerá y seguirá siendo memoria de seres y hechos que habrán de escribir nuevas y extraordinarias historias de esta maravillosa región.
Por ahora, desde su cumbre, la Virgen del Valle aún desde su ternura de piedra, bendice a los que llegan y a los viajeros que pasan allá abajo para que lleguen con bien a sus destinos.

La Pérgola de Los Mochis

Colgada de la falda del Cerro de la Memoria, como una muchacha traviesa, La Pérgola de Los Mochis se asoma a la ciudad que ahora llega hasta sus propias plantas.
No era así cuando en el año de 1960 sobre las pilas del agua potable fue construida para darle forma al paseo obligatorio de las familias de aquel entonces que acudían a las arboledas que ahí crecen.
Tuvo su época de esplendor en aquel entonces. Las mejores orquestas y las bandas con su “música de viento” lanzaban desde ahí sus mejores notas y los muchachos y muchachas de ese tiempo se daban gusto bailando hasta las madrugadas.

Es en uno deseos eventos, en un animado baile de una noche decembrina que surge la leyenda que brotó de aquel lugar y desde entonces ha andado en boca de propios y extraños, dándole a La Pérgola de Los Mochis ese aire de misterio que todavía “pone la piel chinita” a quienes escuchan de ello.

Un joven de fuera acudió a ese baile con unos amigos locales. Estos llevaban su pareja mientras el fuereño no.
Avanzada la noche estrellada y fría , este joven vio sentada y solitaria a una hermosa jovencita vestida de blanco. Ni tardo ni perezoso, se acercó a ella invitándole a bailar a lo que esta con una mirada profunda de sus hermosos ojos y una sonrisa casi inexpresiva accedió .
Inmediatamente el visitante quedó prendado de aquella joven dueña de tan misteriosa belleza . Sus negros cabellos haciendo juego con sus ojos de esa extraña profundidad oscura revoloteaban con el cierzo invernal dándole todavía un aire de mayor intriga,
Solo una cosa no combinaba con aquel monumento femenino: el frio de sus manos y sus mejillas que se rozaban en el abrazo del baile. Y su voz , aunque suave, parecía tener un eco extraño .
En un momento ella preguntó la hora y él respondió :
-“Las 12”…
-“Me tengo que ir! ” dijo ella dejando escapar un temblor extraño en el tono de su voz.
-“Te acompañaré” se ofreció él entono galante. Ella le respondió :
-“solo hasta el pié de la escalinata : No puedes ir mas allá “.
El creyendo que la esperaba algún familiar –“quizá su papá para recogerla”, como era usual en esa época- comenzó a bajar las escalinatas y al ver que seguía temblando en un acto de mayor galantería se quitó el saco y se lo puso, diciéndole se lo llevara y él lo recogería al día siguiente, con el doble propósito de volverá verla, preguntándole y obteniendo su dirección.

Se despidieron, y él observó una mayor profundidad de sus hermosos ojos que esta vez reflejaban una profunda y lejana tristeza.

Al siguiente día a temprana hora se presentó al domicilio indicado, donde fue recibido por una señora afable pero de rostro triste.
Al indicarle que iba en búsqueda de una joven a la que mencionó por el nombre quede sus labios había escuchado la noche anterior, describiéndola con un hermoso vestido blanco, la mujer sobresaltándose le respondió preguntándole si era una broma de mal gusto pues esa joven era su hija , pero esta había fallecido tres años atrás, justamente cuando cumpliría sus 18 años y vestiría un vestido asi que le habían comprado para tal evento.
Ante la insistencia del joven, primero le pasó a la sala dela casa para ir en busca del vestido que guardaba en triste recuerdo y una fotografía de ella . Para él el impacto fue brutal pues era ese rostro y el mismo vestido que había rozado con sus manos la fría noche anterior.
Ante el estupor y la incredulidad que siguió mostrando ,la madre aceptó acompañarle en el automóvil de él al panteón municipal.
Al llegar finalmente a la tumba donde estaba una cruz con el nombre de ella, el estupor fue todavía mas grande, esta vez para ambos, pues ahí sobre la lápida….!estaba el saco del joven ,como cubriendo del frío a quien estaba ahí sepultada!
….Cuentan que durante muchos años estuvo regresando el joven fuereño a La Pérgola de Los Mochis. Hasta que una vez ya no regresó jamás.
Sin embargo una fría noche del siguiente diciembre , fue vista a lo lejos la figura de una mujer de largo cabello y vestida de blanco bajando la escalinata de La Pérgola. Venía con el rostro inclinado, como si caminara triste por haber ido ahí y no encontrar a quien buscaba.
Todavía en las noches frías de diciembre, hay quienes afirman que vuelve a verse la misteriosa y hermosa mujer de largo cabello y vestida de blanco vagando por las escalinatas de La Pérgola de Los Mochis.
…..Total…Porqué no? ..si el Camposanto está tan solo al pasar la avenida…a unos cuantos metros.

Melchor Angulo

Texto: Melchor Angulo

Escritor y Periodista

 www.facebook.com/melchoranguloc
melchor_angulo@hotmail.com

Realidad Virtual (VR)

Imágenes para ver en dispositivos móviles con lentes de realidad virtual

DALE CLICK A LA IMAGEN
DALE CLICK A LA IMAGEN

No te limites a ver el mundo: ¡ vívelo y disfrútalo en realidad virtual !

¡ Suscríbete !

Recibe las mejores fotos en tu correo

Pequeño Planeta

Cerro de la Memoria, Los Mochis, Sinaloa
Cerro de la Memoria, Los Mochis, Sinaloa

Como se hizo éste Tour Virtual

El equipo utilizado para realizar este tour fue el siguiente:

  • Cámara Nikon D800
  • Lente Sigma 8 mm ojo de pez
  • Rótula Nodal Ninja NN4
  • Trípode Manfrotto 190
  • Disparador remoto

El software de procesado de esta imagen fue:

  • Lightroom para procesar los archivos RAW
  • PTGui para realizar el cosido de la imagen
  • Photoshop para ajustes generales y locales
  • PanoTour Pro para la generación del tour virtual
La experiencia de hacer la fotografía esférica del Cerro de la Memoria es extraordinaria. Es un ícono de la ciudad del que se han generado muchas historias, leyendas y anécdotas . Muchas personas acuden diariamente a contemplar los hermosos paisajes. Después de llegar al mirador sigue el camino empedrado que cientos de personas suben diariamente como parte de una rutina de ejercicio, o para disfrutar del aire fresco del amanecer, o para compartir con la pareja un atarcerder, o para agradecer y encomendarse a la Virgen. En verdad que la belleza y modernidad de Los Mochis , así como la calidez de sus habitantes invitan a regresar muchas veces a visitarla.

¿Te gustaría usar este tour virtual en tu sitio web?

¡Buenas noticias! Tú puedes usar ahora mismo este tour virtual para tu sitio web sin necesidad de pedir permiso. ¿Por qué? Porque ha sido licenciada bajo "Creative Commons – Reconocimiento 4.0 Internacional", un tipo de licencia que te permite:

  • Compartir - copiar, distribuir, ejecutar y comunicar públicamente la obra
  • Hacer obras derivadas
  • Hacer un uso comercial de esta obra

Solo te pedimos que para usarla, asignes los créditos correspondientes de la siguiente forma:

"Cerro de la Memoria en Los Mochis, Sinaloa, Fotografía (cc): Miguel Ángel Victoria"

Puedes copiar el siguiente código y pegarlo en tu sitio web:

Licencia de Creative Commons
Cerro de la Memoria en Los Mochis, Sinaloa por Miguel Ángel Victoria está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional .Creado a partir de la obra en https://s3.amazonaws.com/sinaloa360/cerro-de-la-memoria/index.html.Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en https://www.sinaloa360.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *